Pfizer anuncia que su vacuna es efectiva para niños entre los cinco y 11 años

·4 min de lectura

Las vacunas de Pfizer/BioNTech son efectivas para los niños de cinco a 11 años, con una primera y segunda dosis tres veces inferior que para los mayores de 12 años, comunicó la farmacéutica estadounidense tras un estudio con el cual espera satisfacer al servicio de regulación de medicamentos FDA, así como otros reguladores mundiales.

Las farmacéuticas Pfizer y BioNTech anunciaron este 20 de septiembre que su vacuna es eficaz para los niños de cinco a 11 años, según las últimas pruebas clínicas realizadas sobre este grupo etario. El medicamento habría generado una “robusta” y segura respuesta de anticuerpos, lo que acerca la posibilidad de un suero infantil disponible para el mes de octubre, al menos en Estados Unidos.

Esta misma vacuna ya está disponible para los mayores de 12 años. Pero ahora que los niños han vuelto al colegio y que la variante Delta, y ahora su hermana latinoamericana Mu, está causando un gran aumento de las infecciones pediátricas, muchos padres esperan ansiosamente las vacunas para sus hijos más pequeños.

“Desde el mes de julio, los casos pediátricos de Covid-19 han aumentado en un 240% en EE. UU., lo que subraya la necesidad de salud pública de la vacunación”, afirmó en un comunicado de prensa Albert Bourla, el director ejecutivo de Pfizer.

Las pruebas se realizaron a más de 2.000 participantes de cinco a 11 años, la mitad recibió dos placebos mientras que la otra mitad fue inoculada de dos dosis reales. Ambos grupos las recibieron en tres semanas de intervalo. Las dosis reales tenían tres veces menos de los 30 microgramos empleados en las vacunas para mayores de 12 años. Una cantidad evaluada como suficiente para generar niveles de anticuerpos tan fuertes como los de la población general.

Además, el conjunto farmacéutico presentará esos resultados “a la FDA (la Federal Drug Agency, organismo de regulación de medicamentos en EE. UU.) y otros organismos reguladores con urgencia”, anunció Albert Bourla.

El doctor Peter Marks, jefe de la FDA, había confiado a inicios de mes que una vez Pfizer entregara el estudio, su agencia evaluará los datos “con suerte en cuestión de semanas” para evaluar la eficacidad y la seguridad de las vacunas para los niños más jóvenes.

“Estos resultados son una muy buena noticia”, afirmó el doctor Jesse Goodman, profesor de la Universidad de Georgetown y exjefe de vacunas de la FDA, añadiendo que el nivel de respuesta inmune que Pfizer reportó “parece probable que sea protector”.

Con las nuevas variantes, la población infantil estaría en mayor riesgo

Aunque los niños corren menos riesgo que los mayores de enfermarse gravemente o morir por la enfermedad, más de cinco millones de niños dieron positivo en EE. UU. desde que comenzó la pandemia y al menos 460 se han muerto según la Academia Americana de Pediatría. Y los casos han aumentado significativamente a medida que la variante Delta se extendía en el país.

"Tengo una gran sensación de urgencia”, dijo el Dr. Bill Gruber, vicepresidente senior de Pfizer. "Hay una demanda reprimida para que los padres puedan devolver a sus hijos a una vida normal", agregó.

En Nueva Jersey, Maya Huber, de 10 años, preguntó por qué no podía vacunarse como sus papas y sus hermanos mayores. Su madre, la doctora Nisha Gandhi, médica en cuidados intensivos en el Hospital de Englewood en Nueva York, la inscribió en el estudio de Pfizer, sin saber si su hija iba a recibir una verdadera dosis o un placebo.

Maya dijo que era emocionante formar parte del estudio, aunque estaba "asustada" por recibir la inyección. Pero "después de recibirla, al menos te sientes feliz de haberlo hecho y aliviada de que no te haya dolido".

Hasta ahora, varios países occidentales no han vacunado a sus menores de 12 años, todos están esperando resultados positivos que demuestren cuál es la vacuna más adecuada y funciona con seguridad.

La semana pasada, Cuba empezó a vacunar a niños de hasta dos años con sus vacunas Abdala y Soberana 02 y en China se aprobaron los compuestos de Sinovac y Sinopharm para población infantil de hasta tres años.

Sin embargo, el estudio no es suficientemente amplio como para detectar cualquier efecto secundario extremadamente raro como la inflamación del corazón que puede suceder después de la aplicación de la segunda dosis, mayormente en hombres jóvenes.

Moderna, otro fabricante de vacunas en EE. UU., también está estudiando sus vacunas en niños de edad escolar. Junto con Pfizer, igualmente estudia a niños más pequeños, hasta los seis meses. Los resultados se esperan para finales de año.

Con AP, EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente