Se encuentra con el pez más venenoso del mundo mientras pasea por una playa australiana y arriesga su vida cogiéndolo con las manos

Jeffrey Coleman es un ciudadano australiano que ha sorprendido a cientos de personas en las redes sociales con uno de los últimos vídeos que ha compartido a través de su cuenta de Tik Tok. El hombre ha agarrado con sus propias manos un pez piedra, probablemente la especie marina más venenosa del planeta.

En la grabación se puede apreciar el momento en el que Coleman detecta un ejemplar de esta especie escondido entre las rocas mientras paseaba por una playa australiana. El animal estaba perfectamente mimetizado con el entorno y era muy difícil verlo a simple vista pero un ligero movimiento lo delató.

El pez piedra, cuyo nombre científico es ‘Synanceia horrida’, habita en las aguas tropicales de los océanos Índico y Pacífico y está considerado uno de los más venenosos del planeta, ya que su aleta dorsal tiene una serie de espinas que segregan una neurotoxina que puede resultar letal para el ser humano.

Su color marrón y su textura rugosa son el camuflaje perfecto para esconderse en zonas rocosas o arenosas y así pasar desapercibidos ante posibles depredadores. Precisamente, recibe el nombre de pez piedra por su aspecto.

Según se desprende del vídeo, Jeffrey Coleman estuvo a punto de pisar a uno de ellos mientras caminaba por las charcas de agua salada que había entre las rocas de la playa en la que se encontraba, lo que podría haber sido realmente peligroso. “Casi me paro sobre él. Bueno, lo hice más o menos”, explica en la grabación.

Posteriormente y una vez digerido el susto, el hombre no se conforma con haber estado a escasos centímetros del animal sino que decide cogerlo. Lo coloca sobre la palma de su mano, evitando en todo momento tocar la parte superior que es donde se encuentra la aleta dorsal: “Solo tiene espinas en la parte superior de su cuerpo, así que intentémoslo”.

Tras sacarlo del agua y mostrarlo a la cámara de su teléfono móvil, el hombre lo vuelve a meter para dejarlo en el mismo punto en el que se encontraba y advierte a sus seguidores: “No recomiendo hacer esto”.

Se trata de una acción realmente peligrosa porque cualquier descuido podría haberle provocado serias lesiones e, incluso, la muerte de no ser atendido a tiempo por los servicios médicos.