La petrolera rusa Rosneft, un actor de la política exterior del Kremlin

Andrea PALASCIANO

El logotipo de la petrolera semiestatal rusa Rosneft, fotografiado en una estación de servicio de Moscú el 28 de junio de 2017

De China a Venezuela, pasando por Irak, los negocios de la petrolera semipública rusa Rosneft coinciden en muchos casos con los intereses geopolíticos de Rusia y sus inversiones han ampliado la influencia del Kremlin (IOB: 0Q8D.IL - noticias) en países a veces inestables.

El grupo, dirigido por el influyente Igor Sechin, cercano a Vladimir Putin desde los años 1990, creció a partir de lo que quedó de Yukos, la compañía del oligarca Mijaíl Jodorkovski, desmantelada por acusaciones de fraude fiscal con el objetivo de cortar de raíz sus ambiciones políticas.

Desde entonces, Rosneft se ha convertido en un gigante mundial de los hidrocarburos, con una producción de gas y petróleo equivalente a más de cinco millones de barriles diarios y un valor en bolsa de 50.000 millones de dólares.

En los últimos años, Rosneft ha seguido el mismo camino que el Kremlin, alejándose de las potencias occidentales y acercándose a los países emergentes.

"Sechin no es solo un líder económico", explica Nikolai Petrov, profesor en la alta escuela de economía de Moscú, sino que quiere demostrar que "Rosneft es importante y necesaria, no solo como uno de los pilares de la economía rusa, sino también como un potente instrumento de la política extranjera".

En 2006, Rosneft entró en bolsa y cerró acuerdos con gigantes occidentales del sector, como la petrolera estadounidense ExxonMobil o la noruega Statoil (Londres: 0M2Z.L - noticias) .

Y recientemente ha cerrado un contrato multimillonario para vender petróleo a China, ha comprado la refinería india Essar y ha incluido a Catar en su capital.

Rosneft es objeto de las sanciones occidentales contra Rusia por la crisis en Ucrania y no duda en invertir en países en crisis, lo que ahuyenta a los inversores extranjeros.

La compañía anunció esta semana haber pagado 1.300 millones de dólares de adelanto a las autoridades del Kurdistán iraquí para explotar sus inmensos recursos en hidrocarburos.

El gobierno iraquí criticó duramente este acuerdo, que considera una "injerencia flagrante" en los asuntos internos iraquíes.

Irak y la región autónoma de Kurdistán están en plena crisis desde el referéndum sobre la independencia kurda del 25 de septiembre.

- Papel clave en Venezuela -

"Igual que Gazprom [el grupo gasístico ruso], que ejerce un auténtico papel en la política exterior hacia Europa y China, Rosneft es responsable de algunas orientaciones de política extranjera en América Latina", explica Nikolai Petrov.

Es el caso de Venezuela, donde PDVSA, la petrolera estatal, debe cerca de 6.000 millones de dólares a Rosneft.

Oficialmente esta cantidad es un avance de varios contratos de entrega de petróleo y carburantes hasta 2019, pero muchos expertos apuntan a que en realidad se trata de un apoyo financiero al gobierno venezolano. Rusia acaba de reestructurar además un crédito venezolano de 2011.

Rosneft también firmó acuerdos con las compañías públicas de Libia y de Irán, respectivamente en febrero y en noviembre, para invertir o desarrollar proyectos comunes en los dos países.

Estos contratos permiten a Rusia reforzar sus relaciones ?y su influencia? en países a veces aislados por Washington, como en tiempos de la Guerra Fría.

Sin embargo, según Alexéi Gromov, especialista en energía en el Instituto de Energía y Finanzas, Rosneft practica ante todo una "política expansionista agresiva de compra de activos, tanto en Rusia como en el extranjero".

"En el mundo es bastante difícil encontrar activos interesantes a un precio abordable", asegura el experto, explicando que Rosneft fue invitado a invertir en Kurdistán "en condiciones atractivas".

"No hay que olvidar que Rosneft está bajo sanciones y por eso la empresa presta especial atención a los mercados que no las aplican", añade.

"Rosneft invirtió en Venezuela cuando el país tenía potencialmente enormes recursos petroleros. ¿Quién podía saber entonces que los precios se hundirían en 2014 y que habría una crisis política?", explica.

Por el momento, Rosneft dijo que "no están previstos" nuevos avances en PDVSA.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines