El petróleo aumenta su presencia en el mar mientras crece la escasez en algunos países

Varios barcos petroleros.
Varios barcos petroleros.

Varios barcos petroleros.

El precio del petróleo ha marcado un importante ascenso desde el inicio de la guerra en Ucrania, pero los inventarios de petróleo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ofrecen unos datos mucho más preocupantes sobre la escasez en algunos países.

El principal inconveniente se está produciendo en el transporte del petróleo, ya que mientras los inventarios se ven reducidos en tierra, en el mar se está produciendo un gran colapso de barcos, alcanzando datos máximos.

Esa acumulación se debe, entre otras cosas, a las sanciones contra Rusia. Entre las prohibiciones previstas de la UE sobre importaciones de crudo ruso y la decisión del Kremlin de desviar gran parte de su petróleo a otros países fuera de Europa, están ralentizando el transporte marítimo y eso está provocando una escasez en algunos países.

Los inventarios, en su nivel más bajo desde 2004

Según advirtió hace unas semanas la Agencia Internacional de la Energía (AIE), los inventarios de crudo de la OCDE han caído por debajo del umbral de los 4.000 millones de barriles por primera vez desde 2004, después de una reducción de 8 millones de barriles de las reservas industriales y de 37,4 millones de los stocks gubernamentales.

De este modo, la AIE afirma en su último boletín mensual que los mercados permanecen “finamente equilibrados” de cara a los meses de invierno y advierte de que los embargos de la UE sobre las importaciones de crudo y productos derivados de Rusia y la prohibición de los servicios marítimos añadirán más presión, especialmente en el diésel, un mercado “ya excepcionalmente ajustado”.

En concreto, destaca que los precios del diésel y su diferencial con respecto al precio del crudo (crack) alcanzaron niveles récord en octubre y ahora son un 70% y un 425% más altos, respectivamente, que los niveles del año anterior, mientras que los precios de referencia del Brent aumentaron solo un 11% durante el mismo período.

La AIE recuerda que los mercados de diésel ya estaban en déficit antes de la invasión rusa de Ucrania debido a la pérdida de capacidad de destilación desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, y el fuerte aumento de la demanda de gasóleo y diésel tras el levantamiento de restricciones por el virus como consecuencia de la reactivación económica.

“Los altos precios del diésel están alimentando la inflación”, advierte la AIE, que anticipa una contracción de 240.000 barriles diarios de la demanda global de petróleo en el cuarto trimestre, lo que resultará para el conjunto de 2022 en un crecimiento anual de 2,1 millones de barriles al día (mb/d), que se moderará en 2023 a 1,6 mb/d.

Por otro lado, añade que la propuesta de fijar un tope para el precio del petróleo puede ayudar a aliviar las tensiones, aunque “persisten una gran cantidad de incertidumbres y desafíos logísticos”.

A pesar del crecimiento esperado, en el caso del mercado global del diésel/gasoil se anticipa un freno del incremento a 400.000 barriles al día en 2022 desde los 1,5 mb/d de 2021 antes de registrar una pequeña disminución en 2023 bajo el peso de los precios persistentemente altos y una economía en desaceleración.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR