Pescan un pez que se creía extinto desde hace 420 millones de años

·2 min de lectura
Imagen del
Imagen del "pez de cuatro patas" encontrado en las costas de Madagascar. Crédito: CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/AFP/GETTY IMAGES

Encontrar, por casualidad, un animal que se creía extinto no es lo más frecuente pero tampoco tan excepcional. Que la especie en cuestión lleve faltando desde hace 420 millones de años sí lo es.

Un grupo de "cazadores de tiburones" - que así es como se llaman a sí mismos - capturaron frente a las costas de Madagascar un pez del grupo de los celacantos, un tipo de pez que dominó las aguas mucho antes de que los dinosaurios apareciesen sobre la Tierra, y del que se creía que ya no quedaba ningún representante.

Y si todo esto ya es curioso, al conocer la especie de hace incluso más interesante. Porque se trata de un pez de cuatro patas. Sí, patas y no aletas. El grupo de los celacantos tiene una posición muy interesante en la evolución: sin los primeros vertebrados con patas. Proto-patas si queremos, pero patas y no aletas - en términos técnicos, extremidades tipo quiridio y no pterigio

De hecho, los vertebrados con patas - anfibios, reptiles, aves y mamíferos - evolucionamos a partir de estos curiosos peces.

Para hacernos una idea de cómo de antigua es esta especie, basta tener en cuenta dos "fechas". Los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años, y a partir de ese momento empiezan a surgir las aves; y la explosión cámbrica, el momento de la historia geológica en la que comienzan a aparecer los animales, ocurrió hace 530 millones de años

Pero, ¿cómo han encontrado a este ejemplar? Los "pescadores" que han encontrado a este celacanto se dedican a capturar tiburones. Y para hacerlo, emplean un sistema conocido como redes de trasmallo. Estas redes llegan a una profundidad suficiente como para enredar en ella al celacanto, que vive a cierta profundidad.

Y esto supone un problema, claro. No sólo por el impacto que tiene sobre los tiburones - otro tema muy interesante - si no porque esto implica que los pocos peces de cuatro patas que aún queden - se asume que no hay sólo uno, si no una población pequeña - ya se encontraban amenazados antes de ser redescubiertos.

Me enteré leyendo aquí

Más historias que te pueden interesar