Estos pescadores recogen basura en vez de peces y muestran lo contaminados que están los mares

La bahía de Guanabara, dentro de la que se encuentra la ciudad de Río de Janeiro, es la más importante de Brasil y la segunda mayor del país después de la de Todos los Santos. Tuvo una gran riqueza medioambiental, pero la urbanización, la industrialización o las aguas residuales, sumadas a la falta de políticas de saneamiento y recuperación, han provocado que se haya convertido en un área enormemente contaminada.

Los altos niveles de contaminación del agua han provocado la muerte de muchos animales y han dejado sin apenas trabajo a los pescadores locales, pero un proyecto les está ayudando a salir adelante y, además, colaborar en recuperar la riqueza medioambiental de la bahía de Guanabara.

Unas 25 familias de pescadores de la zona han pasado a recolectar basura en lugar de peces, tarea por la cual reciben un sueldo superior al salario mínimo. Está previsto que el proyecto dure 12 meses y se recojan unas 100 toneladas de desperdicios en las aguas de la bahía.

Más historias que te pueden interesar: