Los personajes claves del Brexit desde 2016

·4 min de lectura
El primer ministro conservador británico, Boris Johnson, el 9 de diciembre de 2019 en Washington, al noreste de Inglaterra
El primer ministro conservador británico, Boris Johnson, el 9 de diciembre de 2019 en Washington, al noreste de Inglaterra

Cada uno a su manera, estos son los principales personajes que han influido en el curso de la historia del Brexit desde el referéndum de 2016.

- David Cameron -

Primer ministro durante seis años a partir de 2010, Cameron pasará a la historia como el hombre que dio entrada al Brexit, aunque se oponía a él. Autorizando el referéndum de 2016, esperaba calmar a la franja euroescéptica de su Partido Conservador y contrarrestar el auge del movimiento eurófobo liderado por Nigel Farage. Hizo campaña a favor de la permanencia británica en la Unión Europea pero no tuvo más remedio que dimitir el día después del referéndum, en que 52% de británicos votó por abandonar el bloque. Retirado desde entonces de la vida política, ha expresado su arrepentimiento pero se negó a asumir la responsabilidad de "todo lo que siguió".

- Nigel Farage -

Polémico y descarado, aficionado a los golpes de efecto mediáticos, este excorredor de bolsa ha sido portavoz a lo largo de los años del movimiento antiinmigración, de los eurófobos y ahora de los contrarios al confinamiento contra el coronavirus. Eurodiputado desde 1999 hasta la entrada en vigor del Brexit el pasado enero, nunca ha sido miembro del Parlamento de Westminster. Defensor a ultranza de la salida de la UE, abandonó la dirección del partido antiinmigración UKIP, del que era cofundador, días después del referéndum. En abril de 2019 asumió la dirección del Partido del Brexit, que se impuso en las elecciones europeas un mes después. Con el Reino Unido fuera de la UE, encontró una nueva plataforma a finales de 2020 gracias a la pandemia: relanzó su partido bajo el nombre de "Reform UK" con la tarea principal de oponerse a las restricciones.

- Theresa May -

Pese a ser euroescéptica, la entonces ministra de Interior hizo campaña en 2016 por la permanencia en la UE por fidelidad a Cameron, al que remplazó como líder de los conservadores y primera ministra tras su renuncia. Se la culpa de haber activado el proceso de salida de la UE demasiado pronto, el 29 de marzo de 2017. Esperando reforzar su posición antes de emprender negociaciones con Bruselas convocó unas elecciones anticipadas en que perdió la mayoría absoluta, por lo que tuvo que aliarse con el pequeño partido ultraconservador norirlandés DUP. El acuerdo de divorcio que arduamente negoció con los 27 fue rechazado tres veces por los diputados. La última la llevó a dimitir, el 24 de mayo de 2019.

- Boris Johnson -

Alcalde de Londres hasta mayo de 2016, el controvertido Johnson, acusado por muchos de mentir sobre la contribución británica a la UE, puso toda su energía en la campaña por el Brexit. En Downing Street desde julio de 2019, "BoJo" arrasó en las legislativas del pasado diciembre con la promesa de llevar a cabo el Brexit, que cumplió el pasado 31 de enero. Pese a la dificultad de las negociaciones y la pandemia de coronavirus que golpeó duramente a su país y lo llevó a él mismo a ser hospitalizado en cuidados intensivos, siempre se negó a prolongar el período de transición más allá del 31 de diciembre de 2020.

- Michel Barnier -

Ferviente defensor de los intereses europeos, este expolítico conservador francés encabezó tanto la primera fase de negociaciones, relativas a las condiciones del divorcio, como las posteriores discusiones comerciales. Exministro de Asuntos Europeos, Medio Ambiente, Agricultura, entre otros, en los años 1990 y 2000, y posteriormente comisario europeo, Barnier, de 69 años, reavivó su carrera con el Brexit, asumiendo el reto de liderar el pulso con Londres y mantener unidos a los europeos.

- Dominic Cummings -

Estratega político sin afiliación partidaria, conocido por no detenerse ante nada para lograr sus objetivos, Cummings es considerado el cerebro del Brexit. A la cabeza de la campaña "Vote Leave", lideró una muy eficaz ofensiva centrada en las redes sociales que incluyó eslóganes engañosos y propaganda personalizada gracias a la recolección y análisis de datos personales. Johnson lo nombró su "asesor especial" al llegar al gobierno, donde se hizo famoso por su gran influencia, determinación por sacudir a la administración pública y sus descuidados atuendos. Su controvertida forma de proceder le ganó enemistades dentro del Partido Conservador y de Downing Street. Afirmó que dejará el cargo antes de finales de año pero negó hacerlo presionado.

bur-acc/mar/jvb