Los peritos confirman que hallaron en la boca del caníbal restos de ADN de su madre

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 26 abr (EFE).- Los peritos que analizaron las muestras tomadas en la vivienda de la madre de Alberto S.G., acusado de matarla, trocearla y comerse algunas partes, han certificado que todos los restos cadavéricos eran de la víctima, que había huellas de él y que el ADN de ella estaba en la mucosa oral del acusado.

La Audiencia Provincial de Madrid ha continuado este lunes el juicio con jurado a Alberto S.G., para el que la Fiscalía pide quince años de cárcel por un delito de homicidio y cinco meses por profanación de cadáver, por matar a su madre entre finales de enero y finales de febrero de 2019 en el domicilio de la víctima, situado en el barrio de Ventas de la capital, trocearla e ingerir sus restos.

El acusado ha seguido la sesión tranquilo y aparentemente atento a los expertos que han declarado.

En la sesión de este lunes, la quinta desde que se conformó el jurado hace una semana, han testificado siete peritos de Científica y de Toxicología que se han ratificado en los informes aportados al juzgado que investigó los hechos: todos los restos cadavéricos eran de María Soledad Gómez y en los cuchillos y el serrucho usados presuntamente para trocearla había ADN de su hijo, que también estaba en otros restos y estancias de la casa.

Una de las peritos, doctora en Biología que trabaja en el Instituto Nacional de Toxicología, ha enumerado la cantidad de restos de la víctima que llegaron al laboratorio, de los que se extrajo el ADN y se determinó que todos pertenecían a la misma persona.

Ha detallado que el resultado comparativo concluía que todos los restos eran de María Soledad, y que al compararlo con el ADN de su hijo Alberto se concluía que era siete millones de veces más probable que fuera su madre biológica que lo contrario, concluyendo que eran madre e hijo con un 99,9 por ciento de posibilidad.

Esta experta ha relatado que había restos del ADN de la madre de Alberto en la mucosa oral de éste.

Otro perito experto en toxicología ha detallado que había ADN de la víctima, cuya identidad se reconstruyó a partir de las huellas de las manos, en las muestras que les llevaron de las paredes, de las hojas y los mangos de los cuchillos, y en el plato de ducha, entre otros lugares.

En otros vestigios recogidos en el lugar había mezcla del ADN de madre e hijo, como en el chándal que vestía el acusado.

Otros dos peritos de Científica de la Policía Nacional han explicado que se recogieron más de 20 huellas en el piso, algunas en botellas de cerveza, así como un serrucho y dos cuchillos en buen estado.

El juicio continúa mañana martes con la declaración de los psiquiatras forenses.

(c) Agencia EFE