Periodistas venezolanos denuncian las agresiones de simpatizantes de Maduro

1 / 3
Trabajadores de la prensa participan de una manifestación contra agresiones a periodistas, fotógrafos y camarógrafos, este jueves, frente al Ministerio Público en Caracas (Venezuela). Decenas de periodistas venezolanos denunciaron este jueves ante la Fiscalía las agresiones que sufrieron el pasado martes cuando cubrían el arribo al país del líder opositor Juan Guaidó, y por las que acusan a un grupo de simpatizantes del presidente Nicolás Maduro. EFE/ Rayner Peña R.

Caracas, 13 feb (EFE).- Decenas de periodistas venezolanos denunciaron este jueves ante la Fiscalía las agresiones que sufrieron el pasado martes cuando cubrían el arribo al país del líder opositor Juan Guaidó, y por las que acusan a un grupo de simpatizantes del presidente Nicolás Maduro.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Marco Ruiz, dijo que los sucesos forman parte "de una escalada en los mecanismos de violencia" contra los periodistas, y que ocurrieron ante agentes de seguridad del Estado que no impidieron estos actos.

"El Ministerio Público tiene que abrir una investigación", dijo el líder sindical ante varias decenas de periodistas que acompañaron la denuncia. "Demandamos una investigación antes de que en Venezuela pueda ocurrir una tragedia que enlute a este gremio", añadió.

PIDEN INVESTIGACIONES PARTICULARES

Asimismo, pidió al fiscal general, Tarek Saab, que investigue en particular las actuaciones del jefe de seguridad aeroportuaria, Franco Quintero, y de la jefa civil de la localidad de Catia La Mar del estado La Guaira -cercano a Caracas y donde se ubica la principal terminal aérea del país-, Nayadés Pérez.

Videos grabados por periodistas muestran a Quintero violando las normas de seguridad del aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas y que usó Guaidó para volver a Venezuela, haciendo ingresar a la zona de inmigración a una mujer que insultó y agredió al líder opositor, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

En otro material, se observa a Pérez rodeada de varios simpatizantes de Maduro mostrar un zapato que dijo que perdió Guaidó cuando fue agredido, aunque luego se demostró que pertenecía al periodista Mayker Iriarte, que sufrió politraumatismos tras ser golpeado ese día, y debió ser hospitalizado.

"Existe una responsabilidad por acción y por omisión del Estado venezolano, que vio de manera cómplice, de manera complaciente, cómo este grupo de colectivos arremetieron en contra de los periodistas", dijo Ruiz.

REPUDIAN HUMILLACIÓN

La periodista Nurelyin Contreras, del medio local Punto de Corte, relató que fue golpeada por varias personas frente a policías y lamentó que el jefe de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el dirigente chavista Diosdado Cabello, la haya "humillado" al poner en duda que hubiera sido agredida.

"Es lamentable que (un dirigente de) un proceso revolucionario que dice ser la voz de la mujer ayer me haya humillado", dijo en respuesta a las declaraciones del líder chavista, que dudó que Contreras haya perdido parte de su cabello durante los ataques.

"Era mi cabello, no tenia extensiones (...), el señor Diosdado Cabello es hombre, tiene una hija (...), recuerde que usted nació de una mujer", prosiguió.

Un video de ese día muestra a varias personas identificadas como simpatizantes del chavismo atacar a Contreras y tirar de su cabello, segundos antes de que Yriarte, del canal en línea TV Venezuela, la auxiliara y recibiera también golpes y empujones.

"Esto ocurrió (...) bajo la presencia de los efectivos de la Guardia Nacional (GNB, Policía militarizada) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), quienes en ningún momento hicieron algo para resguardar la seguridad de los periodistas", apostilló Yriarte.

El comisionado de Guaidó para los derechos humanos, Humberto Prado, dijo esta misma jornada que se solidariza con los trabajadores de la prensa agredidos y adelantó que pedirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) escuchar los relatos de los periodistas y levantar un informe.

"Sería la primera vez que se hace y sería muy importante, porque es importante que se escuche la voz de los periodistas agredidos ante el sistema y que todos sus colegas ante 36 países y en el mundo los van a estar oyendo", señaló.