Periodista francés asesinado en Ucrania eleva a ocho la cifra de reporteros muertos

·6 min de lectura

El periodista de la cadena francesa BFMTV Frédéric Leclerc-Imhoff fue asesinado este el lunes mientras informaba sobre un convoy humanitario en la región de Lugansk, en el Donbass, al este ucraniano. Mientras París solicitó "una investigación transparente lo antes posible para arrojar luz sobre las circunstancias de esta tragedia", Reporteros Sin Fronteras informó que este asesinato eleva a ocho la cifra de profesionales de la información muertos desde el inicio de la guerra el 24 de febrero.

"Hoy (lunes) nuestros vehículos de evacuación iban a recoger a diez personas de la zona y quedaron bajo fuego enemigo. Rastros de metralla perforaron el blindaje y el periodista francés acreditado, que recogía material sobre la evacuación, resultó mortalmente herido en el cuello".

Así explicaba Serhiy Haidai, jefe ucraniano de la autoridad militar en la región, a través de Telegram, el fatal desenlace del camarógrafo francés Frédéric Leclerc-Imhoff, quien estaba en la región de Lugansk, en el Donbass, haciendo reportería sobre un convoy humanitario cuando el vehículo fue alcanzado por la artillería de las tropas rusas.

Según un documento gráfico que publicó Haidai en redes sociales, el periodista francés iba debidamente identificado y acreditado con su distintivo de la cadena gala BFMTV.

Leclerc-Imhoff, de 32 años, viajaba junto a su compañero Maxime Brandstaetter, quien resultó levemente herido. También estaba con ellos su traductora y asistente local Oksana Leuta, que resultó ilesa del ataque, según reportó la emisora francesa.

BFMTV también informó que el camarógrafo fue víctima de un fragmento de metralla que le impactó en el cuello, entre el casco y el chaleco de protección que portaba.

La cadena homenajeó durante sus emisiones a su trabajador asesinado en el Donbass, la región del este del país donde se están librando los combates más cruentos entre las tropas del Kremlin y el Ejército ucraniano.

Francia exige una "investigación transparente"

La ministra de Exteriores francesa, Catherine Colonna, que precisamente se encontraba de visita oficial a Kiev por primera vez, condenó enérgicamente lo sucedido con el informador nacional y exigió a través de un comunicado una "investigación transparente para arrojar toda la luz sobre las circunstancias de este drama".

Además, la titular de Exteriores publicó en su cuenta de Twitter que lo ocurrido era un "crimen doble", ya que tuvo entre sus objetivos al vehículo humanitario y al periodista.

En una reunión con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, Colonna solicitó la colaboración de las autoridades de ese país en el desarrollo de la investigación y repatriación del cuerpo de Frédéric Leclerc-Imhoff.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, trasladó su pesar por la muerte del periodista y, a través de Twitter, destacó su difícil labor para contar "la realidad de la guerra".

Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, condenó asimismo la muerte de Leclerc-Imhoff y se sumó a la petición de la apertura de una investigación.

Reporteros Sin Fronteras culpó directamente a Putin por el asesinato

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), que monitorea la situación de los periodistas alrededor del mundo en el desempeño de la profesión, también condenó y lamentó este lunes el deceso del reportero gráfico de la cadena gala en Ucrania y culpó al mandatario ruso, Vladimir Putin, por los ataques de las tropas de Moscú contra los informadores a lo largo del conflicto, que ya suma más de tres meses.

"El autobús llevaba muy visible el signo 'convoy humanitario', ha recibido disparos y un fragmento de obús le causó la muerte", dijo el secretario general de RSF Christophe Deloire.

"Los soldados rusos tienen la costumbre de disparar deliberadamente contra los periodistas y los medios", afirmó también.

El pasado viernes, 27 de mayo, RSF presentó su quinta denuncia ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional por los abusos de las tropas rusas contra los profesionales de la información que trabajan en el terreno contando los horrores de la guerra.

Desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania el pasado 24 de febrero, la organización ha documentado 50 ataques contra periodistas y medios. También 120 informadores han sido atracados desde entonces.

"Es indignante que en este conflicto y de forma continuada se dispare contra los civiles y contra los periodistas", denunció Deloire, que añadió que "son prácticas sobre el terreno y es evidente que no se hace nada por ponerles fin. Hay una responsabilidad particularmente del Kremlin y de Vladimir Putin en esta violación del derecho internacional".

Con el asesinato de Frédéric Leclerc-Imhoff, RSF ya ha documentado la muerte de ocho reporteros en Ucrania.

Los periodistas que perdieron la vida en la guerra

Mientras la guerra en Ucrania se encamina hacia su día 100, en el terreno las bajas de uno y otro bando se cuentan por miles pese a la información sesgada de los ejércitos enfrentados. El conflicto deja asimismo centenares de víctimas civiles y también ha arrebatado la vida a ocho reporteros y documentalistas profesionales de la información.

El asesinato del periodista de la BFMTV este lunes es el último. Asimismo, es el tercer reportero occidental en perder la vida en Ucrania.

Antes lo hicieron el estadounidense Brent Renaud, que colaboraba con 'The New York Times' cuando recibió un disparo mortal en la nuca; y el irlandés Pierre Zakrzewski, camarógrafo de la cadena estadounidense Fox News que fue alcanzado por fuego de artillería rusa el 14 de marzo en los alrededores de Kiev, donde también falleció su compañera de trabajo, la productora ucraniana Olexandra Kuvshynova.

Evgeny Sakun, cámara de la televisión local Kiev Live, fue el primer profesional de la información muerto en el terreno. Fue el 1 de marzo, cuando cuatro misiles dirigidos por las tropas de Moscú impactaron sobre la torre de la televisión de Kiev, la capital ucraniana.

Durante las primeras semanas del conflicto, cuando se registraron la mayoría de los decesos de reporteros, a su muerte se sumaron las de la periodista rusa Oksana Baulin, que murió mientras grababa imágenes de la destrucción en un centro comercial en Kiev; el documentalista lituano Mantas Kvedaravicius, asesinado en su coche cuando intentaba salir de la ciudad portuaria de Mariúpol; o el fotoperiodista ucraniano Maks Levin, cuyo cuerpo fue hallado con dos disparos.

La ONU y la OSCE dijeron a principios de mayo que los ataques contra periodistas constituyen crímenes de guerra

"Estamos profundamente preocupados por la seguridad de los periodistas", señalaron en una "declaración conjunta" los observadores de la libertad de prensa de cuatro organizaciones internacionales el pasado 3 de mayo, con motivo del Día Mundial para la Libertad de Prensa.

Representantes de Naciones Unidas, la Comisión Africana de Derechos Humanos (CADH), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), destacaron en su comunicado el "alto riesgo" que asumen los periodistas que hacen cobertura de terreno del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Sin hacer mención a la autoría de las tropas del Kremlin, la declaración sí condenó a Moscú por su invasión en Ucrania: "Condenamos colectivamente la invasión y la continua agresión contra Ucrania, su soberanía e integridad territorial por parte de la Federación Rusa".

Según estas organizaciones que velan por garantizar los derechos humanos, los ataques, heridas, secuestros o muertes de periodistas constituyen crímenes de guerra. "Un ataque para matar, herir o secuestrar a un periodista constituye un crimen de guerra" y sus responsables deben "ser llevados ante la justicia", mencionaba la declaración.

Pese a los llamados a la desescalada, las tropas del Kremlin continúan su cruzada deliberada contra el este y el sureste ucraniano, atacando a su paso no sólo a soldados ucranianos, sino también a población civil y a reporteros que documentan la magnitud de un conflicto sin aparente resolución a la vista.

Con información de EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente