Una periodista de la BBC planta cara a la FIFA y a Qatar llevando el brazalete arcoíris en directo

La periodista deportiva Alex Scott, en una imagen de archivo.
La periodista deportiva Alex Scott, en una imagen de archivo.

La periodista deportiva Alex Scott, en una imagen de archivo.

Su nombre es Alex Scott, exfutbolista y reportera de la cadena británica BBC, y ha demostrado que no está dispuesta a dar su brazo a torcer en Qatar por mucho que la federación de su país haya acabado sucumbiendo a las ‘advertencias’ de la FIFA. Lo ha hecho en la misma jornada en la que se ha conocido que siete selecciones han renunciado a llevar el brazalete con los colores del colectivo LGTBIQ+ por temor a posibles expulsiones de jugadores.

Tan solo unos momentos después de que se hiciese público el comunicado conjunto en el que siete países explican que sus capitanes no llevarán el símbolo, Scott se ha plantado sobre el césped del Khalifa International Stadium para realizar la cobertura de los entrenamientos previos al duelo entre Inglaterra e Irán (Grupo B). En su brazo, el inconfundible arcoíris que denuncia el mal trato que se da en este país al colectivo.

Quizás Harry Kane, el capitán del combinado inglés, no vaya a acabar portando el colorido brazalete de ‘One Love’, pero Alex Scott ha enviado un contundente mensaje a la sociedad -y a la propia FIFA y Gobierno catarí- al tratarse de una mujer, futbolista y periodista.

¿A qué sanciones podría enfrentarse los capitanes?

Las hipotéticas represalias que han llevado a Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Alemania y Suiza a realizar este giro inesperado en sus reivindicaciones no son solo de carácter económico. De hecho, las federaciones ya contaban con tener que sufraga posibles multas, pero ha sido el miedo a que el castigo se traslade al terreno de juego lo que ha decantado el anuncio.

Además de dicha amonestación económica que tendrían que pagar tanto el jugador que llevase el brazalete arcoíris como la propia entidad, al comienzo del partido podrían enfrentarse a una tarjeta amarilla. La realidad es que esto condicionaría en gran medida el encuentro, puesto que con solo otra cartulina tendrían que marcharse del campo y el resto del bloque jugar con uno menos -más grave al tratarse del capitán-.

De la misma forma, aunque no fuesen expulsados sumando otra tarjeta, esta amarilla se acumularía para siguientes encuentros del Mundial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR