Peregrinación a La Meca: ¿las reglas cambian, para bien o para mal?

·5 min de lectura

Un nuevo procedimiento para la obtención de visados de quienes desean ir a la gran peregrinación de La Meca podría poner a muchas agencias de viajes occidentales en la estacada e impedir que miles de peregrinos franceses cumplan el quinto pilar del islam. Sin embargo, algunos observadores acogen con satisfacción una iniciativa destinada a poner fin a los abusos que gangrenan el negocio del Hajj.

Hay una pequeña revolución en la organización de la peregrinación de La Meca. Después de dos ediciones prohibidas a los extranjeros debido a la pandemia de Covid-19, el Hajj 2022 (el gran peregrinaje de los musulmanes a La Meca) tendrá lugar del 7 de julio al 12 de julio con un nuevo sistema de solicitudes de visado para los creyentes originarios de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Europa y Australia.

Con la esperanza de lograr el quinto pilar del Islam, los musulmanes que viven en esos países occidentales han pasado este año por la plataforma digital Motawif, la única autorizada para expedir por sorteo visados para el Hajj. Los candidatos debían reunir dos condiciones para validar su inscripción: estar vacunados contra el Covid-19 y tener menos de 65 años.

Los últimos resultados de esta lotería de visados se esperan para este sábado 18 de junio, y miles de musulmanes franceses temen perderse la peregrinación este verano, porque no habrá lugar para todos: por ejemplo, la cuota de 2022 para peregrinos franceses se ha fijado en 9.200, frente a los 20.000 habituales.

Agencias de viajes fuera de juego

Hasta ahora, las autoridades del reino wahabita, la corriente conservadora del Islam que gobierna en Arabia Saudita, han concedido visados a través de agencias de viaje privadas.

La Coordinación de los organizadores autorizados Hajj de Francia (CHF), que agrupa a 70 sociedades, expresó a principios de junio en un comunicado su "incomprensión de esta gestión inquietante y que conlleva a riesgos muy importantes en cuanto al buen desarrollo de la peregrinación desde Francia”.

"Las agencias están en una fase en la que ya no pueden proyectarse. Se parte de situaciones de casi quiebra para varias de ellas", explica un responsable citado por 'SaphirNews', sitio especializado en la actualidad del mundo musulmán.

Sin embargo, la iniciativa saudita no es una sorpresa total para las agencias. "Esta reforma de la peregrinación se prepara desde hace varios años, pero las agencias no esperaban una decisión tan repentina, y sobre todo no en el último minuto", explica Leïla Seurat, investigadora asociada al Observatorio de los mundos árabes y musulmanes (Omam) y autora de un estudio sobre el mercado de la peregrinación en La Meca.

Estafas en La Meca

Según una fuente saudita citada por la agencia AFP, este nuevo sistema de concesión de visados tiene por objeto luchar contra las estafas de "falsas agencias" que se apoderan del dinero de los peregrinos.

Estafas y prácticas comerciales engañosas que denuncian en Francia, desde 2015, Omar Dakir, presidente de la Asociación Cultural de Ayuda Mutua y Fraternidad (Acef). Cita como ejemplo las "agencias no registradas que venden paquetes a precios exorbitantes y obtienen visados con la complicidad de agencias autorizadas".

Según Dakir, el nuevo sistema establecido por las autoridades sauditas es "una excelente noticia" para limpiar este negocio del Hajj. "Durante años, ciudadanos franceses de confesión musulmana han sido detenidos en aviones y hoteles, sin garantías financieras ni protección jurídica. Es poner en peligro la vida de otros", estima Omar Dakir.

"Y los sauditas normalizan y hacen mucho más transparente el sistema, mientras que mucho dinero circulaba en el mercado negro", afirma Didier Leschi, antiguo jefe de la oficina central de cultos del Ministerio francés del Interior, en el sitio de actualidad religiosa La Croix África.

En cuanto al precio, hay tres paquetes disponibles para los musulmanes que residen en la zona occidental, que oscilan entre 6.200 y 9.900 euros para estancias de aproximadamente tres semanas.

Recuperación económica

Al suprimir intermediarios, el reino saudita también busca maximizar los ingresos colosales generados por el turismo religioso, así como diversificar su economía.

Antes de la pandemia, las dos principales peregrinaciones musulmanas, el Hajj y el Umrah (una peregrinación en cualquier época del año), aportaban a Arabia Saudita unos 12.000 millones de dólares (10.200 millones de euros) al año.

"Arabia Saudita quiere retomar el control de este mercado para beneficiarse directamente de los intercambios con el peregrino. Esta reforma se inscribe en el plan Visión 2030, que tiene como objetivo desarrollar el turismo con el fin de preparar el post-petróleo", analiza Leïla Seurat del Omam.

Queda por saber si los sauditas serán capaces de sustituir tan fácilmente a las agencias occidentales, cuando existen numerosos interrogantes sobre la nueva organización y el acompañamiento del que se beneficiarán los fieles. "Las agencias occidentales juegan con el miedo de la gente afirmando que no habrá guías en el lugar, pero eso es completamente falso", replicó Omar Dakir, presidente de Acef.

"Ya no habrá cohesión en el seno de grupos de peregrinos franceses que viajan juntos", precisa Leïla Seurat. "Los campamentos, en los que duermen los peregrinos en Mina después de La Meca, estaban organizados en función de la nacionalidad. Es difícil saber cómo lo harán este año. Podría ser un gran problema".

Para esta edición 2022, Arabia Saudita autorizó la llegada de un millón de peregrinos entre extranjeros y nacionales, contra 2,5 millones antes de la pandemia de Covid-19.

*Adaptado de su versión original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente