Perú hace un simulacro de terremoto en el aniversario del último evento devastador

Trabajadores participan hoy, jueves 31 de mayo de 2012, en un simulacro nacional de terremoto en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar/Archivo

Lima, 15 ago (EFE).- Perú realizó un simulacro de terremoto y tsunami a nivel nacional este jueves, día en el que se cumplen doce años de la catástrofe de Pisco, 250 kilómetros al sur de Lima, que fue el último sismo devastador registrado en el país, donde murieron casi 600 personas.

El simulacro se realizó sobre un hipotético terremoto de 8,5 grados de magnitud en la escala de Richter cuyo epicentro se localizó en el océano Pacífico, 90 kilómetros al oeste del Callao, la ciudad portuaria aledaña a la capital Lima.

Al movimiento le siguió un tsunami de más de 5 metros de altura en el Callao que arrasaría con gran parte de la provincia limítrofe con la capital peruana.

Según las estimaciones del reporte publicado por el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), las víctimas de una catástrofe de estas dimensiones alcanzarían los más de 62.000 fallecidos, la mayoría de ellos en las norteñas regiones de Tumbes y La Libertad, en Lima y en la andina Cusco.

Asimismo, los heridos llegarían a casi 350.000, los desaparecidos serían más de 33.000, los damnificados ascenderían a más de 1,8 millones de personas y los afectados a más de 2,1 millones.

Para el simulacro se activaron las alarmas de emergencia a las 15:00 hora local (20:00 GMT) que iniciaron la evacuación de los edificios y casas particulares.

El ensayo se llevó a cabo incluso en el Palacio de Gobierno de Lima, cuyos trabajadores salieron al patio para posicionarse en las zonas marcadas como puntos de reunión.

Las autoridades del Ejecutivo se desplegaron por distintos puntos del país para coordinar los operativos de emergencia, como el ministro de Defensa, Jorge Moscoso, que estuvo en el centro comercial Mesa Redonda, donde en las navidades de 2001 un incendio de grandes dimensiones causó la muerte de 277 personas.

Perú se ubica en la zona denominada Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se registra aproximadamente el 85 por ciento de la actividad sísmica mundial.