El fujimorismo pierde la hegemonia en el fragmentado nuevo Congreso peruano

Por Carlos MANDUJANO, Francisco JARA
1 / 5
Una indígena vota en las Ollantaytambo, Perú, en las elecciones legislativas del 26 de enero de 2020

Los peruanos eligieron este domingo un nuevo y fragmentado Congreso cuyo control pasó del fujimorismo a fuerzas proclives a negociar con el presidente Martín Vizcarra, según los primeros datos oficiales.

El fujimorismo se encamina, de mantenerse la tendencia, a perder la hegemonía que detentaba desde 2016, según este cómputo, divulgado por el órgano electoral siete horas después del término de la votación.

"Es el desplome del fujimorismo, es una caída muy profunda, un golpe muy fuerte", declaró a la AFP el analista Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi.

Los comicios fueron convocados por Vizcarra el 30 de setiembre cuando cerró el Congreso con quien mantenía permanentes choques acicateados por sus acciones contra la corrupción.

El órgano electoral no entregó hasta ahora resultados a nivel nacional, pero en Lima metropolitana, que elige casi un tercio de los miembros del Congreso unicameral (36 de 130), el escrutinio lo encabeza el Partido Morado, que declara ser de "centro-centro", con 14,42% de los votos.

Le siguen Podemos Perú (12,69%), partido encabezado por un general retirado antifujimorista de derecha; y Acción Popular (12,69%), de centro-derecha, que antaño lideraba el extinto presidente Fernando Belaúnde Terry, que gobernó dos veces Perú (1963-1968 y 1980-1985).

El Partido Popular Cristiano (derecha) figura en cuarto lugar con 7,83%, por encima del partido Fuerza Popular (derecha populista) que lidera Keiko Fujimori con 7,33%.

En Arequipa, la mayor región del sur peruano, que elige seis parlamentarios, el fujimorismo figura por debajo de los ocho partidos más votados, lo mismo que en Cusco, antigua capital inca, que escoge cinco.

Sin embargo, en la norteña de Piura, que elige siete legisladores, el partido fujimorista está en primer lugar con 15,4%. Pero en Cajamarca, también en el norte y que escoge seis, figura en sexto lugar con 5,96%.

El porcentaje de actas procesadas varía en cada región, lo que dificulta hacer proyecciones, pero en un conteo rápido a nivel nacional de la encuestadora Ipsos, el fujimorismo queda como sexta fuerza en el nuevo Congreso, con 6,9%, perdiendo el control absoluto que ganó en 2016 (con 36,3%).

"No sabemos cuántos congresistas obtendrán (los fujimoristas), pero las primeras proyecciones indicarían que sería la décima parte del 2016?, dijo a la AFP el analista Fernando Rospigliosi.

En 2016 el fujimorismo había ganado 73 bancas en 130, pero ahora conseguiría menos de 20, según algunas proyecciones.

- APRA cerca de desaparecer -

El principal aliado del fujimorismo también recibió un voto de castigo en Lima, quedando por debajo de los ocho más votados: es el partido socialdemócrata APRA, que lideraba Alan García, dos veces presidente (1985-1990 y 2006-2011), quien se suicidó en abril cuando iba a ser detenido.

"Siendo el partido más antiguo del Perú, (el APRA) perdería su inscripción partidaria y quedaría fuera del Congreso", dijo Benavente a la AFP.

La izquierda compitió dividida y en Lima el Frente Amplio, el más votado de esta tendencia, obtiene 5,0% en el primer cómputo.

Vizcarra, un popular mandatario de centro-derecha, adelantó que quiere entablar con el nuevo Congreso ?una relación responsable, madura, de búsqueda de consensos en beneficio del Perú".

- Lios judiciales de Keiko -

Fuerza gravitante desde 1990, el fujimorismo tomó el control absoluto del Congreso en 2016, pero ha sufrido varios reveses el último año y medio al intentar doblegar a Vizcarra.

Estos reveses se suman a los problemas judiciales de Keiko, a quien la justicia podría enviar a prisión preventiva nuevamente este martes, en el marco del escándalo por los aportes ilegales de campaña y sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht. Ella ya estuvo 13 meses presa.

El desplome del partido llega cuatro años después de que Keiko, primogénita del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), acariciara la presidencia de Perú en las urnas en 2016, tal como hizo en 2011.

A pesar de perder decenas de bancas parlamentarias, los analistas descartan que el fujimorismo desaparezca del mapa electoral. "El fujimorismo es duro de matar", dijo a la AFP el analista Carlos Meléndez.

- Cuatro meses de oxígeno" -

En la jornada votaron dos exmandatarios investigados por Odebrecht, entre ellos Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), bajo arresto domiciliario desde abril, quien acudió con autorización judicial a sufragar custodiado por policías y acompañado por una enfermera.

También votó Ollanta Humala (2011-2016), un antiguo militar de izquierda, que afirmó que con los comicios "se terminaron los cuatro meses de gobierno sin oposición, cuatro meses de oxígeno" para Vizcarra.

Los comicios fueron peculiares porque los nuevos legisladores tendrán un mandato de apenas 16 meses -en vez de cinco años- y porque no coincidieron con los presidenciales.

Los próximos comicios presidenciales y legislativos están previstos para abril de 2021.