Perú | Castillo denuncia una 'confabulación' tras la redada en el palacio presidencial

·2 min de lectura

Lo que está sucediendo en Perú es inédito. La Policía entró este martes por la noche en el mismísimo palacio presidencial en Lima para detener a la cuñada del presidente Pedro Castillo, Yennifer Paredes, por su presunta implicación en un caso de corrupción y lavado de activos. A reglón seguido, Castillo salió a la palestra a denunciar una supuesta 'confabulación' mediática, judicial y política contra el orden democrático.

La Policía no encontró a Yennifer Paredes en el palacio, pero este suceso muestran hasta qué punto ha llegado la crisis política en Perú, donde el presidente está más que nunca contra las cuerdas.

Castillo dice que es una 'confabulación' entre una parte del Congreso, la fiscalía y la prensa

Acorralado por el Congreso, que ya le ha intentado destituir en dos ocasiones, y por la Justicia, que ha abierto cinco investigaciones por corrupción contra él y su entorno. Tras la redada, Pedro Castillo ha salido a la palestra para denunciar una supuesta conspiración en su contra.

"Somos testigos de la continua puesta en marcha de un plan mediático que apunta a tomar el poder de manera ilegal e inconstitucional (...) La confabulación entre una parte del Congreso, la fiscalía de la nación y un sector de la prensa para desestabilizar el orden democrático__", dijo.

AFP
Pedro Castillo durante su discurso - AFP

En el marco de la investigación contra la cuñada del presidente han sido detenidas varias personas, un alcalde y dos hermanos dueños de una empresa contratista de Cajamarca, relacionados con la supuesta adjudicación irregular de contratos de obras públicas.

Entretanto, la popularidad de Castillo se hunde. Casi tres de cada cuatro peruanos desaprueban su gestión, según una encuesta de IPSOS y el 65% piden elecciones generales.

Su presidencia ha navegado desde el primer día en medio de la tempestad, con la oposición pidiendo su cabeza. Castillo ha tratado de mantenerse a flote con cambios continuos de su Gobierno, por el que han pasado cuatro primeros ministros, siete ministros del Interior y decenas de ministros.

La polarización política en el país andino es tan profunda que casi la mitad de la población cree, si se celebran elecciones, la situación seguirá siendo igual o peor.