Perú: Castillo busca anular la orden que permitió el allanamiento del Palacio de Gobierno

·3 min de lectura
via REUTERS - ERNESTO ARIAS/PERU CONGRESS

El mandatario de Perú, Pedro Castillo, interpuso una denuncia contra el juez, el fiscal y el coronel de la Policía que ordenaron la entrada de las autoridades al domicilio presidencial en la búsqueda de su cuñada. La investigación alrededor de la familiar ha provocado una nueva crisis entre partidos y poderes políticos en el país.

El presidente peruano Pedro Castillo añadió un nuevo capítulo al enredo judicial que estalló cuando, el pasado 10 de agosto, el poder judicial del país ordenó el registro del Palacio de Gobierno buscando a la cuñada del mandatario, Yenifer Paredes.

Este martes 16 de agosto, Castillo interpuso un habeas corpus contra el juez, el fiscal y el coronel de Policía que autorizaron el allanamiento. El habeas corpus es un mecanismo que busca garantizar los derechos constitucionales frente a acciones de funcionarios públicos.

A través la demanda, el presidente busca que "se declara la nulidad parcial" de la autorización del registro del Palacio de Gobierno. Según el texto presentado, este allanamiento supuso una "vulneración de su derecho a la inviolabilidad de domicilio".

La policía y personal de la fiscalía contra la corrupción entró en la residencia presidencial después de que el 9 de agosto se ordenara la detención preliminar de Paredes. Los funcionarios buscaron a la cuñada de Castillo en el Palacio sin encontrarla.

Un día después, Paredes se entregó a la Fiscalía. La cuñada del presidente está siendo investigada por presunto tráfico de influencias. Supuestamente, habría participado en unos procedimientos para construir una obra de saneamiento sin tener un cargo en el Gobierno peruano.

Una página que no se voltea

Este escándalo judicial es uno de los varios que tienen a Castillo en la cuerda floja. De hecho, la investigación también involucra al mandatario, al que se acusa de dirigir una "organización criminal" alrededor de la adjudicación de obras de infraestructura.

Sin embargo, no es la única pesquisa que lo incumbe. Hay cinco más en curso, entre las cuales se cuentan presunto tráfico de influencias en la empresa estatal Petroperú, ascensos militares e incluso el supuesto plagio de su tesis.

El punto en común de todas las investigaciones es que Castillo niega cualquier acusación. El pasado 14 de agosto, el mandatario pidió a la sociedad peruana "voltear la página". "Nosotros no vamos a quebrarnos por más piedras que nos pongan en el camino (...) He recibido el mandato de este pueblo sin ningún chantaje, he recibido el mandato de este pueblo democrática y libremente en las urnas", recordó.

Anteriormente, además, el presidente había concluido que las investigaciones que pesan a su alrededor son "una confabulación entre una parte del Congreso, la Fiscalía de la Nación y un sector de la prensa" para "tomar el poder de manera ilegal".

"Fortalecer el diálogo político"

La oposición aumenta la presión a Castillo. El pasado domingo, la titular del Congreso de Perú, Lady Camones, envió una carta al presidente para expresar su "profunda preocupación y disconformidad" con unas declaraciones en las que el mandatario incitaba a que hubiera marchas en su apoyo.

"Esas lamentables expresiones constituyen un intento de quebrantar el orden democrático y acarrearían responsabilidad constitucional y penal para los funcionarios que se vean involucrados en dichas movilizaciones", subrayó.

Por otra parte, el pasado sábado los Gobiernos de Argentina, Bolivia, Ecuador y México publicaron una inusual carta en la que pidieron "fortalecer el diálogo político" como "herramienta para superar la actual coyuntura que atraviesa el país".

Con EFE y medios locales