Nueva agresión al 'pequeño Nicolás', en libertad un mes después de su condena a tres años de cárcel

·4 min de lectura

Sobre Francisco Nicolás Gómez Iglesia, más conocido popularmente como el 'pequeño Nicolás', pesan tres condenas de prisión que suman en total cuatro años y nueve meses. La última de ellas se pronunció hace un mes, pero el joven, que ahora tiene 27 años y saltó a la fama antes de cumplir los 20 años por las mentiras que le valieron relacionarse con altas esferas del mundo de la política y la empresa, sigue libre y los problemas le persiguen. Esta semana vuelve a ser noticia tras la denuncia de una agresión sufrida en Marbella que le ha llevado al hospital.

El conocido como pequeño Nicolás ha presentado recurso contra las dos sentencias por las que suma una condena de más de cuatro años de prisión. (Foto: Miquel Benitez/Getty Images)
El conocido como el 'pequeño Nicolás' ha presentado recurso contra las dos sentencias por las que suma una condena de más de cuatro años de prisión. (Foto: Miquel Benitez/Getty Images)

Gómez Iglesias ha escuchado ya en dos ocasiones sentencias condenatorias en su contra y aún tiene varios procesos abiertos pendientes de juicio. La primera de las sentencias, de un año y nueve meses de prisión, fue por falsificar un DNI para que un amigo suyo se presentase en su lugar a Selectividad. La segunda, pronunciada el pasado mes de julio, fue por el famoso viaje a Ribadeo (Lugo) en el que se habría hecho pasar por emisario del Rey para reunirse con un empresario. Por aquel hecho fue considerado culpable de los delitos de usurpación de funciones pública y de cohecho activo. Por el primero, la Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid le impuso nueve meses de prisión. Por el segundo, dos años y 3 meses de reclusión. 

En ambos se tuvo en cuenta el atenuante de anomalía psíquica y dilaciones indebidas debido a que, como recogió la sentencia, se considera probado que el juzgado “padece un trastorno de la personalidad con características narcisistas y de rasgos inmaduros, así como un trastorno adaptativo con sintomatología ansioso-depresiva, situación que le condicionaba la percepción de la realidad, limitando levemente sus facultades cognitivas”.

En total, las tres penas por los tres delitos de los que ha sido considerado culplable superan los cuatro años de prisión y la ley establece que el ingreso en prisión se produce, salvo algunas excepciones, cuando la condena supera los dos años. En el caso de el 'pequeño Nicolás' el ingreso no se ha producido porque las sentencias condenatorias han sido recurridas al Supremo por su abogado, Manuel Marchena, y, por lo tanto, aún no son firmes. 

Esa es la razón por la que el joven que se hiciera famoso por alardear de tener hilo directo con altos cargos de la política española y que tanto titulares ha acaparado en los últimos años, sigue en libertad. Estos días vuelve a ser noticia, pero no por sus problemas con la justicia, sino por una nueva agresión. La ocurrida ahora tuvo lugar tras un concierto en Marbella, según ha publicado El Confidencial, que ha tenido acceso al parte médico en el que se recoge la versión de Gómez Iglesias. 

Este dice haber sido agredido a la salida del concierto “por parte del personal de seguridad”, que le habría propinado, según su testimonio, golpes y puñetazos llegando a tirarle “al suelo retorciéndole el brazo derecho”. En el momento en el que se publicó la información, señala el citado diario, no se había interpuesto aún la denuncia, pero sí estaban identificados los implicados.

La de Marbella no es la única agresión sufrida por el 'pequeño Nicolás', que en marzo de este mismo año denunció que tres jóvenes que le abordaron a la salida de un restaurante en Madrid le propinaron una paliza tras negarse a hacerse una foto con ellos. Entonces se detuvo a tres veinteañeros a los que el agredido grabó con su móvil facilitando la posterior identificación.

Hace más tiempo, en noviembre de 2019, quien resultó detenido y después puesto en libertad fue el propio Gómez Iglesias tras provocar un altercado con los camareros y el cocinero de un restaurante madrileño. Según se publicó entonces, acusó a una de las camareras que le atendió de haberle robado el móvil y se puso “violento”, según los testigos. También se dijo que había cogido un cuchillo, que en ningún momento uso para nada. Y en 2015 fue detenido acusado de marcharse de otro restaurante sin pagar con unos amigos dejando una cuenta pendiente de 500 euros.

En cuanto a las causas pendientes, por un lado está el juicio por una supuesta estafa a un empresario en Toledo ante el que se habría presentado como intermediario del Gobierno hablando en nombre de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría con el objetivo de la venta de un inmueble y presentando papeles con el membrete del Gobierno. La Fiscalía pide seis años de prisión por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y estafa. Por el otro caso la pena que se solicita es aún mayor, de nueve años y nueve meses, acusado de, supuestamente, haber accedido a bases de datos de Interior con ayuda policial para hacerse pasar por un alto cargo y vender la información obtenida.

EN VÍDEO | El polémico indulto para el responsable de Samsung allana el camino para su empresa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente