Pepe Álvarez: “España tiene los salarios muy bajos”

·16 min de lectura
Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Está Avenida de América revuelta, llueve en Madrid, atasco en esa entrada a la almendra de la ciudad. Con ese aire de cuadro de Antonio López. Pepe Álvarez no para en su despacho, preparando todo para este 1 de mayo. Un detalle sobre su mesa: tiene dos libros de memorias sobre Francisco Largo Caballero y Yolanda Díaz, uno sobre otro. Nos deja fotografiarlos.

Sobre la vicepresidenta segunda hablaremos un poco más tarde durante una conversación sobre el estado de los trabajadores en España, desde los efectos “extraordinariamente positivos” de la reforma laboral hasta la “falta de Estado” del PP y la “decepción” con ERC por no votar esa norma, que salió por la mínima en el Congreso de los Diputados. Dice muy claramente que ahora hay que actuar en los salarios, ya que en España, ahonda, son “muy bajos”. Detrás un grafiti con el lema “más trabajo, más derechos”.

Álvarez también saca durante la entrevista varios temas que le obsesionan como la necesidad de abordar la salud mental en el ámbito laboral y el escalofriante dato de que cada día mueren dos personas en accidentes en el trabajo: “Un drama, es evitable”. Tiene buenas palabras para Antonio Garamendi (CEOE) y reivindica que los sindicatos y la patronal se han puesto de acuerdo en unos momentos muy difíciles. A lo que se niega es a considerar un sindicato a Solidaridad, que considera un brazo más de Vox. Este 1 de Mayo, Álvarez saldrá a liderar las manifestaciones, recordando a aquel niño que con 12 años ya trabajaba los fines de semana en una gasolinera.

¿Cómo están los trabajadores españoles a 1 de mayo de 2022?

Depende siempre de con quién los compares, con qué año y con qué momento. Estamos a medio camino entre esperanza, porque en el año 2021 y el principio de 2022 hemos asumido retos importantísimos y los efectos de la reforma laboral están siendo extraordinariamente positivos, más allá incluso de lo que podríamos haber pensado en un primer momento, pero también con preocupación porque la crisis abierta después de la invasión de Ucrania pues genera incertidumbres y con una inflación que afecta a la pérdida de poder adquisitivo.

Citaba la reforma laboral, será la novedad legal más importante en este 1 de Mayo. ¿Qué ha supuesto para España?

Hay que verlo todavía, porque en realidad hace tres meses que se aprobó. Estamos ante el cambio más importante que se ha dado en las relaciones laborales en nuestro país desde los años ochenta, ningún cambio ha sido de tal profundidad porque hace referencia a la contratación. En este sentido, me parece que estamos en una puerta abierta que creo que hay que ir asumiendo poco a poco, digiriendo pasar de cero a cien, pasar de una situación de contratos indefinidos del 4-6%, dependiendo del mes, a más del 50% que va a haber en abril. Eso necesita tiempo y que las empresas vayan asumiendo esta nueva dimensión.

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Una reforma laboral que salió por la mínima y con el voto en contra del PP y ERC. ¿Qué le pareció la postura de estos dos partidos?

En el caso del Partido Popular, falta de sentido de Estado. No hay otra palabra. Cuando la sociedad, que en este caso representamos ampliamente las organizaciones sindicales y empresariales, hace un gran esfuerzo con el Gobierno y se llega a un acuerdo, pues parece increíble que el principal partido de la oposición haga de partido antisistema y no esté en la reforma. En el caso de ERC, decepción, porque me parece que infravaloraron un paso tan importante y trascendente y abrieron la puerta para que se pudiera quedar en el aire.

Hace unos días se reunió con el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ¿qué impresión se llevó?

Tampoco es una impresión de hace una semana, lo conozco desde hace años y he tenido la oportunidad de hablar con él. Estamos ante un PP que realmente abre un nuevo capítulo y que, por tanto, vamos a ir viendo en qué medida el presidente del partido marca su impronta y en qué medida hay un cambio en las relaciones políticas en nuestro país que nos permita que podamos avanzar a un país que no esté en el pimpampum cada día y que haya espacios para los grandes temas de Estado.

Somos un país que paga pocos impuestos

¿Cómo le suena esa bajada de impuestos que reclama el PP?

Es evidente que las bajadas de impuestos, aunque sean para las rentas menores de 40.000 euros generalizadas y temporales, siempre son más injustas que las ayudas directas que con esos recursos se pueden hacer a las personas y familias que más necesidades tienen. Por eso no vemos esa bajada, en todo caso nos van a encontrar en el terreno de redistribución para los colectivos con más necesidades. No se puede trasladar que España sea un país con muchos impuestos. Al contrario, somos un país que paga pocos impuestos y cualquier elemento que finalmente debilite la capacidad recaudatoria del Estado pues debilita la capacidad de mantener y mejorar los servicios públicos, que tan deficitarios son ahora.

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Desde la patronal se ha criticado la subida del salario mínimo, incluso se decía que iba a destruir miles de puestos de trabajo. ¿Se ha comprobado que ese mantra no era realidad?

Es una cuestión muy poco discutible. Si estamos en una situación de precrisis económica y se mantiene el empleo, pues es la prueba evidente de que eso no es cierto. En todo caso, tener un salario mínimo tan bajo lo que impide es que el país se actualice tecnológicamente, que suba la productividad en términos empresariales y, en términos sociales, que las personas puedan vivir en mejores condiciones. Hoy eso es poco discutible.

Hay veinte millones de empleados en estos momentos, nivel precrisis. ¿Pero no seguimos anclados todavía en la precariedad?

Esa es la cuestión de fondo. Tenemos más de veinte millones, pero, sin embargo, la recaudación de la Seguridad Social, a pesar de la subida del salario mínimo, continúa siendo muy baja. Eso quiere decir que hay que actuar sobre una parte sobre la que ya hemos actuado, la contratación, y sobre otra en la que hay que actuar, los salarios. España tiene los salarios muy bajos. Sólo hace falta mirar el salario mínimo. En Alemania es de 1.500 euros, Francia está en el mismo sentido. Eso es lo que falta realmente para que las relaciones laborales en nuestro país sean homologables a las del continente europeo.

¿Y cómo se pueden subir los salarios?

Pues a través de la negociación colectiva, rompiendo estos mantras que tienen las empresas en nuestro país. Es decir, aquí escuchas a los dirigentes empresariales y todos dicen “si sube el precio de la harina, tengo que subir el precio de la barra”, “si sube la electricidad, tengo que subir el café”. Pues, siguiendo la misma lógica, si me sube el pan, el café y todos los productos que utilizo, me tiene que subir el salario para poder mantener mi nivel de vida. Esa es la lógica que nos tiene que llevar a otra dimensión, que basemos los trabajos en la cualificación profesional, en el valor añadido de lo que producimos. Ese es el camino que nos falta por recorrer. España lleva desde el año 2008 prácticamente con los salarios congelados. La reforma laboral que hizo el PP, con la introducción de las empresas multiservicios, realmente ha parado en seco, incluso hacia la baja, la nómina global de los españoles.

Detalle de la mesa de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Detalle de la mesa de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Detalle de la mesa de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

¿En qué ha fallado este país para tener este alto índice de paro juvenil? ¿Por qué no se soluciona?

Fallamos en la raíz. La Formación Profesional es uno de los instrumentos fundamentales para que los jóvenes de nuestro país encuentren trabajo. En todos los países donde el paro juvenil es más bajo hay un sistema de formación en general, y la inmensa mayoría en formación profesional, que permite rápidamente acceder a un empleo. La mayoría de los países europeos no tienen la edad de jubilación a los 67 años, por mucho que aquí nos empeñemos en que hay que aumentar más la edad de jubilación. Cuando abrimos la puertita de la frontera con Francia, vemos que allí se jubilan a los 60 años. Le guste o no escucharlo a los dirigentes empresariales y políticos, eso priva a los jóvenes de nuestro país decque puedan tener empleo. Pero creo que la base de formación es un elemento clave.

Sobre su mesa está el libro La dama roja, que va sobre Yolanda Díaz. ¿Qué le parece ese fenómeno político? ¿Qué está llamada a ser la vicepresidenta segunda?

La casa hay que empezarla por los cimientos. ¿Y qué va a ser? Pues será, si presenta proyecto político, lo que decidan los electores. En todo caso, estamos ante una persona que tiene una base muy sólida, experiencia, conocimiento y que en la práctica ha demostrado que si se quiere, se puede.

Yolanda Díaz una persona que tiene una base muy sólida, experiencia, conocimiento y que en la práctica ha demostrado que si se quiere, se puede

Este 1 de mayo se manifiesta en Cádiz el líder de la ultraderecha, Santiago Abascal, con Solidaridad. ¿Qué le parece este sindicato?

Es que me cuesta mucho tener opinión sobre un sindicato que representa al 0,02 por ciento. Nadie me preguntaría por él si no fuera el sindicato de Vox. Por lo tanto, quien se manifiesta es Vox, no su sindicato. Un sindicato para mí es otra cosa. Situarlo en el ámbito sindical sería hacerles un favor. Para mí, es un movimiento de ultraderecha que tiene sus brazos y que a uno de ellos lo han querido llamar sindicato. Los sindicatos se construyen desde los tajos, desde los centros de trabajo, desde las oficinas. Y la experiencia nos dice que eso no se hace en 24 horas ni en un plató de televisión. En todo caso, no sé muy bien por qué celebran el Primero de Mayo, en relación con las connotaciones que tiene. Más bien tendrían que estar celebrando lo que celebraba el generalísimo en el Estadio Bernabéu, no un acto reivindicativo obrero del que nacen las internacionales obreras, que evoca los mártires de Chicago.

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Vox está copiando mucho la estrategia de Le Pen, que ha conseguido entrar en amplias zonas obreras francesas desindustrializadas. Abascal está lanzando ahora un mensaje más en el terreno económico, diciendo que son los verdaderos defensores de los obreros. ¿Qué supone la ultraderecha para la clase obrera?

En todo caso, el movimiento de Marine Le Pen y el de Abascal están a años de luz. Yo escuché el debate de Le Pen con Macron y Abascal es un ultraliberal. Le Pen tieen algunos aspectos socialmente comprometidos. A nadie se le ocurriría en el movimiento de Le Pen plantear la privatización de la Seguridad Social, como hace Abascal en España, ni a nadie se le ocurriría ir a un proceso de debilitamiento del Estado en relación con la recaudación de impuestos como está haciendo Abascal. Me parece que Vox es un movimiento que se reclama de ultraderecha porque tiene algunos elementos coincidentes con la ultraderecha, pero es un movimiento de ultraderecha ultraliberal. Y ese punto de ultraliberal lo diferencia mucho. Vamos a ver lo que ocurre en los próximos años, pero hasta ahora tampoco ha abierto grandes agujeros electorales ni ha penetrado en las clases populares. Hay algunos elementos que sigo bastante con mis colegas de los sindicatos franceses y el grado de penetración en el mundo obrero en los sindicatos tradicionales de Le Pen es alto. Es evidente con el resultado que ha tenido. En el caso de Vox, como no quieren esas políticas menos liberales y más de defensa concreta de los trabajadores, prefieren crear su movimiento propio para que los acompañe, esa cosa que llaman sindicato.

Ser liberado sindical seguramente es el trabajo más noble que se pueda hacer hoy en nuestro país

Dice la palabra ultraliberal, está en Madrid en el centro político, en la Puerta del Sol está Isabel Diaz Ayuso, a la que escuchamos constantemente hablar y criticar a los liberados sindicales, ¿Qué le parece esa argumentación?

Pues sencillamente que es una ignorante. Es decir, las frases hechas, repetidas dos mil veces, continúan siendo frases hechas y una opinión de alguien que en su vida se ha acercado a un sindicato ni a un liberado. Ser liberado sindical seguramente es el trabajo más noble que se pueda hacer hoy en nuestro país. Los liberados sindicales dedican normalmente el doble de la jornada que trabajarían en su puesto, con el único afán de mejorar la vida colectiva de los trabajadores. Y nuestro sistema de representación sindical, que prevé la Constitución española, pues tiene elementos que tienen que ver con que las organizaciones se construyen con la participación directa de los liberados. Por cierto, eso les da una autonomía a los sindicatos altísima, porque las personas que están haciendo trabajo sindical no depende su salario de la organización sindical sino casi siempre de las empresas privadas (90%) y de las administraciones públicas (10%). Quiero decir que es un sistema de representación colectiva sin que las personas estén afiliadas a los sindicatos. Y, en consecuencia, en la medida que tú trabajas al cien por cien, sin que los trabajadores tengan que darse de alta, requiere que haya delegados sindicales y que la administración se haga cargo de los costes que representa ese trabajo, que proviene del propio sistema constitucional. En el caso de Ayuso, o es mala fe o es ignorancia. Me inclino más por ignorancia.

¿Cómo va esa negociación de un pacto de rentas que quería el Gobierno? ¿Saldrá adelante?

No, no hay negociación. Creo sinceramente que es una frase que no tiene contenido detrás. El presidente nos llamó, tuvimos una reunión en Moncloa, le dijimos que identificara el Gobierno cuáles son los elementos que podrían ser objeto del Gobierno de ese pacto, nosotros pondríamos, la parte empresarial y sindical, el acuerdo salarial. Pero por lo que hace referencia a los elementos que tiene que poner el Gobierno, hoy no sabemos cuáles son. Sinceramente creo que habrá un proyecto económico que se aprobará por parte del Gobierno, y en este momento estamos en negociación, con muchas dificultades, de lo que tendría que ser el pacto salarial. Está en una situación compleja.

Entrevista a Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Entrevista a Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Entrevista a Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

¿Qué tal la relación con Antonio Garamendi? ¿Cree que aguantará en la CEOE?

Bueno, haciendo las dos preguntas, una detrás de otra, no sé que voy a contestarte en la primera. Porque no sé yo, depende de la primera a veces, hay organizaciones a veces en las que parece incompatible tener una buena relación cordial por los intereses que representa. En ese sentido, hay una relación cordial, razonable. Durante este periodo de tiempo, incluso más razonable seguramente por ese afán de la CEOE y de las organizaciones sindicales de servir al país. Hemos hecho muchos acuerdos con un nivel de insatisfacción a veces importante, pero los hemos hecho porque pensamos en el país. Eso genera buena relación. Incluso a veces sintonía. ¿Aguantará en la CEOE? Creo que sí. En realidad tiene una buena gestión para la empresa de nuestro país. Es decir, si no hubiéramos acordado con la CEOE la reforma laboral, con toda seguridad sería menos equilibrada para los empresarios. Igual hubiera sido peor. Porque al final hay que encontrar ese punto de equilibrio. Es una persona que ha gestionado las relaciones y ha llevado a la empresa a un punto que ha permitido que sus intereses estén reflejados en los acuerdos. Lo demás es política. Y creo que los sindicatos y las patronales huimos bastante del día a día de la política, de la peor política.

El sistema sanitario español necesita más profesionales

Se ha vivido una pandemia, nos dimos cuenta de la importancia de los profesionales sanitarios. Pero una vez está pasando por las vacunas, vemos otra vez despidos masivos de médicos que fueron contratados durante estos años. ¿No hemos aprendido nada?

Decir que no hemos aprendido nada es poco, creo que hay una indecencia importante de algunas administraciones que cuando teníamos una necesidad imperiosa hicieron un reclamo para que acudieran profesionales de todo el país con contratos de seis meses para gente que se estaba jugando la vida. Y lo que hacemos a esos profesionales, en el caso de la Comunidad de Madrid, es casi ponerles la maleta en la puerta de la habitación del hotel y decirles iros. Me parece indecente. Pero, además, el sistema sanitario español necesita más profesionales porque antes de empezar la pandemia ya se habían hecho recortes brutales durante la crisis de 2008. Por tanto, si queremos tener un país saludable, que atienda a las necesidades del día a día de los ciudadanos y que tenga un mínimo de poso para poder hacer frente a situaciones incluso menores que la pandemia, el crecimiento en la sanidad tiene que ser muy importante. Sobre todo en la atención primaria.

Detalle del despacho de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)
Detalle del despacho de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Detalle del despacho de Pepe Álvarez (Photo: BEATRIZ DONLO)

Hay quienes dicen que no existe ya la lucha de clases, que no es del siglo XXI. ¿Pero sigue existiendo la lucha obrera? ¿Es necesaria?

La verdad es que la lucha de clases, dicha así o actualizado el nombre por si a alguien no le gusta la expresión, por cierto a mí me encanta, continúa plenamente vigente. Mientras que haya quien acumula riquezas inconmensurables y otros, por razones de cuna, por capacidad intelectual o por la sociedad en la que viven, no tienen nada, continuará la lucha de clases. Es verdad que hemos pasado de identificar al explotador que dirían los marxistas a que es mucho más difícil esa identificación. Y hemos pasado de una burguesía muy amplia a una altísima acumulación de capital en manos de unos pocos. Pero la explotación se mantiene, y en ese sentido el reparto de la riqueza continúa siendo el objetivo fundamental.

De cara al 1 de Mayo de 2023, ¿de qué le gustaría que no estuviéramos hablando o que estuviera solucionado?

Muchas cosas.

Pero la más apremiante…

Por ejemplo, no hemos hablado de la salud laboral. Es uno de los objetivos del movimiento sindical. Cada día, cuando nos levantamos de la cama, hay dos personas que no van a volver a su casa porque han fallecido en accidentes laborales. Eso es un drama para un país como el nuestro y eso es evitable. Los accidentes laborales mortales o graves solo son una parte, detrás están también las enfermedades profesionales que continuamos descubriéndolas desde que ha enfermado una parte del país. Ahora estamos con el amianto. En realidad estamos curando y no haciendo una prevención. Y hay que hablar de la salud mental, que tiene un origen altísimo en los riesgos sociolaborales. Vamos a proponer al Gobierno la creación de una comisión para ver los cambios legislativos que tenemos que implementar para mejorar los temas de la salud y la seguridad laboral.

¿Con qué soñaba ser y trabajar el niño Pepe Álvarez?

Pues la verdad, tenía los mismos sueños que continúan teniendo los niños, futbolista y algunas veces cantante.

Líder de la UGT no…

No, seguro que no. Empecé con doce años trabajando los sábados y domingos sirviendo gasolina. Pasé a trabajar de camarero, estudié formación profesional y de ahí me fui a trabajar a la industria metalúrgica. Lo del sindicato ha tenido bastante que ver con la Transición, la muerte del dictador y la necesidad de compartir con mis compañeros la lucha. Es un poco la vida.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente