Las cinco peores dietas para perder peso rápido

·6 min de lectura
Photo credit: Bettmann
Photo credit: Bettmann

Si estás intentando perder peso o comer mejor seguro que ya has buscado cuál es la mejor dieta para conseguirlo en menos tiempo. Pero ojo, ten cuidado: la mayoría de las dietas más buscadas de internet no suelen ser las mejores para lograr esos resultados. Suelen ser menús que eliminan grupos enteros de alimentos (como la dieta keto) o que imponen reglas muy estrictas para comer (como la Whole 30).

Hoy en Esquire, gracias al especialista Guillermo V. Rodríguez, personal eating Trainer (asesor gastronómico y nutricional) te desvelamos cuáles son las 5 peores dietas que no debes hacer nunca si tu intención es adelgazar. Toma nota…

1. Dieta carnívora

La dieta carnívora requiere comer, como habrás adivinado, carne, junto con algunos huevos y grasa, como el queso. “Pero sobre todo carne de mamíferos: pollo, cerdo, ternera, conejo… y excluyendo hidratos de carbono y verduras”, señala Guillermo V. Rodríguez. Si la has buscado en internet seguramente hayas leído testimonios que aplauden lo que se consigue siguiendo esta mágica dieta. Pero ni se te ocurra hacer caso a esas historias. “Una dieta restrictiva siempre es poco recomendable”, añade el experto.

Teniendo en cuenta las afirmaciones del experto podemos concluir que la dieta carnívora no es una dieta saludable ni sostenible. Es extremadamente rica en grasas saturadas, lo que puede aumentar los niveles de colesterol y, como señala Guillermo, excluye muchos alimentos que, realmente, son buenos para nuestro organismo. Por ejemplo, todos sabemos que la fruta y la verdura favorecen la pérdida de peso y ayudan a combatir enfermedades y esta dieta no cuenta con ellas.

2. Dieta Whole 30

¿Qué es? Se trata de una dieta de 30 días muy estricta que prohíbe tomar azúcar, granos enteros, lácteos, legumbres y alcohol, entre otros alimentos.

No hay nada de malo en los alimentos que Whole30 exige que comamos, como frutas y verduras frescas. De hecho, los fans de este ‘plan nutricional’ dicen que centrarse en los alimentos integrales en lugar de los envasados y procesados puede aportar mayor energía y hacer que durmamos mejor. ¿Qué opina nuestro experto? “Eliminar azúcares refinados me parece acertado. Pero deshacerse, por ejemplo, de los lácteos porque sí no me parece saludable. La dieta Whole 30 elimina grupos de alimentos sin ton ni son. No sigue una lógica nutricional coherente y no la recomendaría para incorporarla a nuestro día a día”, señala Guillermo V. Rodríguez.

De hecho, esta dieta se llama Whole 30 porque estaba diseñada para hacer en 30 días, no más. Pero hay muchos que la suelen continuar durante meses. Si has hecho o haces dieta sabrás que las reglas estrictas, ya sean durante 1 mes o durante 2, pueden crear un ciclo de culpabilidad absoluto en torno a la comida. Así que ten cuidado porque no puede convertirse en una obsesión. Todos sabemos que cuando se pasa de una dieta restrictiva a otra más, llamémosla, democrática podemos sentirnos mal por estar comiendo lo que durante la Whole 30, por ejemplo, considerábamos malo. También, durante y post dieta, nos puede dar un pico de ansiedad y podemos acabar comiendo más de lo habitual porque existe esa especie de mentalidad de 'a tomar por…’, en la que cuando has empezado a comer algo que 'no deberías' es mejor seguir adelante. Cuidado porque puedes entrar en un ciclo continuo de restricciones y provocar un TCA. Así que mejor no te la juegues.

3. Dieta Atkins

La dieta Atkins es la dieta original baja en carbohidratos y fue muy popular, antes que la keto, y tuvo varias versiones. Sí, se ha ‘remasterizado’ en varios momentos de la historia. La primera es de 1972, la segunda versión de 1992 y la versión más actualizada data de 2002. Todas realizadas y supervisadas por el Dr. Atkins (que falleció en 2003 y hay toda una conspiración sobre su muerte que te animamos a buscar).

¿Cuáles son sus claves? “Esta dieta consiste en ingerir, casi de manera excesiva, proteínas y grasas y su objetivo principal es la pérdida de peso. Es cierto que se pierden kilos, pero al no aprender a comer de manera saludable tiene un efecto rebote en cuanto empiezas a ingerir hidratos de carbono. Es una dieta insostenible en el tiempo. Lo ideal sería hacerla pautada por un profesional en un corto periodo de tiempo. De no ser así es muy peligrosa y puede llegar a aumentar el nivel de colesterol”, comenta Guillermo V. Rodríguez, personal eating Trainer.

Si aún no tienes demasiados argumentos para no hacerla, te comentamos que en los rankings de las mejores dietas del mundo no aparece. El que publica US News es de los más importantes y no cuentan con ella por “las preocupaciones sobre su seguridad y el impacto negativo que produce en la salud en el corazón”. Ojito…

4. Paleo-Vegana (Pegan)

Esta dieta fusiona la ya popular dieta paleo con la filosofía vegana. “Consumir lo que consumían nuestros antepasados, pero incluyendo, exclusivamente, alimentos de origen vegetal. Los alimentos sin procesar o refinar los eliminan por completo. Un recurso muy positivo pero complicado de ejecutar teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos. Si sigues la dieta paleo vegana al final te alimentas de hojas y eliminas muchos alimentos ricos y fundamentales para el organismo”, comenta el experto.

Además, al tener una larga lista de alimentos prohibidos es difícil de poder realizar la dieta paleo vegana durante un largo periodo de tiempo y, aunque, actualmente, no exista estudio que haya investigado sobre su relación con la pérdida de peso u otros beneficios, Guillermo V. Rodríguez señala que puede tener efectos secundarios a nivel mental. “Al ser tan restrictiva puedes obsesionarte mucho con que el proceso de cada alimento sea el más limpio del mundo y, hoy día, es un tanto complicado”. Y recuerda, las obsesiones no son buenas compañeras.

5. Dietas de limpieza

Estas son las que conocemos como dietas detox o dietas clean. Seguro que alguna vez las has hecho después de Navidad o verano. Eso no está mal ya que “pueden realizarse durante un par de días como dietas de choque para eliminar excesos”, señala Guillermo V. Rodríguez. Pero no son eficaces ni mucho menos recomendables para perder peso y mantenerlo en el tiempo

¿Es una dieta saludable? “Tienen muy poca carga calórica y ya, simplemente por eso, no la considero una dieta saludable”, señala el experto. ¿Y eso es malo? Sí, porque funciones vitales de nuestro cuerpo como, por ejemplo, respirar, necesita calorías. A lo que añade que “no necesitamos alimentos ‘limpios’ como mucha fruta y mucha verdura para limpiar nuestro organismo. Debemos incluir esos alimentos siempre y para ‘limpiarnos’ ya tenemos el hígado y los riñones”. Conclusión: son positivas para hacerlas muy de vez en cuando y en un corto periodo de tiempo, 1 o 2 días, pero no durante mucho más.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente