Del pendiente de oro al "si me queréis, irse", el anecdotario de "la faraona"

Madrid, 19 ene (EFE).- La vida de Lola Flores, que nació hará 100 años el próximo sábado, está repleta de anécdotas que trascendieron a través de los medios de comunicación y de ahí pasaron al imaginario colectivo, con frases míticas como el "si me queréis, ¡irse!" y momentos emblemáticos como el del pendiente perdido en el Florida Park.

Quien sabe si la joya acabará descansando en la casa-museo que van a abrir en Jerez en memoria de la artista la próxima primavera, y que contendrá "sus pendientes, peinas, los dibujos de los vestidos que llevaba a sus modistos, libros o sus batas de cola, además de cientos de fotografías y cosas de su vida particular", ha explicado su hija Rosario al presentar este espacio en Fitur.

Este objeto protagonizó una de sus anécdotas más mediáticas, cuando interrumpió una actuación diciendo: "Se me ha caído un pendiente". Fue en el programa "Esta noche fiesta" de José María Íñigo, el 22 de febrero de 1977, que se grababa en la sala Florida Park (Madrid).

La artista estaba bailando con su habitual ímpetu cuando salió volando un valioso pendiente. "Perdón, pero se me ha caído un pendiente en oro", "ustedes me lo vais a devolver porque mi trabajito me costó", "muchas gracias de todo corazón pero el pendiente, Íñigo, no lo quiero perder, eh, por favor", comentaba mientras intentaba retomar su actuación.

"Si ME QUERÉIS, ¡IRSE!"

"¡Si me queréis, irse!". Con esta otra legendaria frase intentó el 25 de agosto de 1983 que la gente saliera de la Iglesia de la Encarnación de Marbella para que su hija Lolita pudiera casarse con Guillermo Furiase. Era tal la avalancha de personas (dicen que cerca de 5.000) que se concentraron dentro del templo que los jóvenes tuvieron que darse el 'sí quiero' en la sacristía.

"A LO MEJOR PIDO EN LA CAJA QUE ME LA METAN"

En el programa "La Clave", presentado por José Luis Balbín, preguntan el 23 de noviembre de 1984 a Lola Flores por qué abandonó la bata de cola y ella responde: "Pero cuánto hace que no me véis. Si no me la quito. Moriré con ella, no en el escenario, por supuesto. Pero a lo mejor pido que en la caja me la metan". Y añade entre risas de los contertulios: "la bata de cola".

"SI UNA PESETA ME DIERA CADA ESPAÑOL"

- No paró en lamentar sus problemas con Hacienda ante las cámaras, llegando a sugerir en 1987 que si cada español le regalaba una peseta podría solucionar todo: "Si una peseta me diera cada español, pero no a mí, a donde tienen que darla, quizás saldría de la deuda". La que se llamó a sí misma "Lola de Hacienda", llegaría a sentenciar: "los que me han hecho daño, los políticos que me han hecho daño, ellos serán sustituidos, yo no tengo sustituta, me moriré siendo Lola Flores".

BODA A LAS 6 DE LA MAÑANA

Se tuvo que casar a las 6 de la mañana. El 27 de octubre de 1957 se casó embarazada de la que sería su hija Lolita con el guitarrista gitano catalán Antonio González "El Pescaílla", en la Basílica del Monasterio de El Escorial. Acudieron el productor de cine Cesáreo González como padrino y la artista Paquita Rico de madrina pero todo se hizo de madrugada y rápido ya que el novio estaba amenazado. Tenía una hija con otra mujer, de la familia de los Amaya y, según el rito gitano era como si ya estuvieran casados.

SE FUE EN BRAZOS DE SU SECRETARIA

El 16 de mayo de 1995, en su casa de "El Lerele" de La Moraleja, Lola Flores murió a los 72 años en brazos de Carmen Mateo, sin la presencia de su marido e hijos, según contaría su hija Lolita. Era "su secretaria, amiga y confidente" desde hacía años. "Ella (Mateo) se lleva esa alegría y esa tristeza también", comentaría Lolita.

"DOODLE" CONMEMORATIVO

En 2016, Google le rindió un homenaje por su 93 nacimiento con un "doodle" conmemorativo para cerca de 20 países.

(c) Agencia EFE