Las penas alternativas a la cárcel subieron un 14,9 % en España hasta 2020

·3 min de lectura

Estrasburgo (Francia), 8 jun (EFE).- El número de condenados dependientes de la Administración estatal española con penas alternativas a la cárcel creció un 14,9 % en un año hasta finales de enero de 2020, la tercera mayor subida en Europa solo por detrás de Serbia (33,6 %) y Azerbaiyán (26,7 %).

En su informe Space II publicado este martes, el Consejo de Europa y la Universidad de Lausana explican que en esos doce meses hasta el 31 de enero también hubo incrementos de esas sanciones alternativas a la cárcel en países como Italia (10,2 %), Portugal (1,4 %) y Francia (1,1 %), mientras que en Inglaterra y Gales cayeron un 5,3 %.

Por lo que se refiere a Cataluña (hasta ahora la única autonomía que tenía en España transferidas las competencias de prisiones), se registró un descenso del 1,1 %. De esa forma, el resultado para el conjunto de España es de un ascenso del 12 %.

La cifra global de las 29 administraciones europeas que respondieron al cuestionario de Space II refleja un incremento del 3 % de las penas alternativas, al pasar el número de condenados de 1.456.192 al terminar enero de 2019 a 1.500.547 un año después.

El 31 de enero de 2020, las dos administraciones españolas tenían 67.950 condenados con penas alternativas como trabajos en beneficio de la comunidad (36.850), diferentes formas de libertad condicional (20.019), control telemático (2.311) y semi-libertad (8.010).

España había sido uno de los países europeos que más presos excarceló durante el periodo del confinamiento en 2020 para limitar el contagio de la COVID-19: 4.356 internos, un 7,4 % de la población carcelaria, con medidas como el arresto domiciliario o la libertad condicional.

A pesar de las medidas alternativas a la cárcel antes de la covid y de las excarcelaciones durante el confinamiento, el director del Informe, Marcelo Aebi, no cree que en España se vayan a alcanzar cifras récord "ya que la pandemia dificultó la ejecución de algunas sanciones en medio abierto".

Según avanzó a Efe, los datos de un informe sobre el impacto de la covid que se publicarán después del verano pondrán en evidencia que a mediados de junio de 2020 había 57.383 personas con penas alternativas a la cárcel, un número similar a la del 31 de enero, pero luego bajó a 44.805 en septiembre.

Dentro de los países cubiertos por Space II, el mayor porcentaje de personas con penas alternativas se daba en Turquía, con 644,9 por 100.000 habitantes, de los que el 0,4 % tienen control telemático.

Hay que tener en cuenta que Turquía también es el Estado con mayor proporción de personas entre rejas (357,2 por cada 100.000 habitantes), seguido muy de cerca por Rusia.

En el caso de España, el índice es de 145,6 presos con penas alternativas (un 3,4 % con control telemático), similar a la media europea de 154,3 (y 1,9 % con control telemático).

La edad media de los condenados en España sin privación de libertad es de 40,6 años y hay 7.068 mujeres (10,4 %). Están condenados por delitos contra las personas (41,5 %), infracciones de tráfico (27 %), delitos contra la propiedad (13,8 %), sobre drogas (4,8 %) y de otro tipo (12,9 %).

(c) Agencia EFE