Pelosi justifica su visita a Taiwán atacando a Pekín: "No podemos quedarnos de brazos cruzados"

·1 min de lectura
Pelosi, en una intervención (Photo: SAUL LOEB via Getty Images)
Pelosi, en una intervención (Photo: SAUL LOEB via Getty Images)

Pelosi, en una intervención (Photo: SAUL LOEB via Getty Images)

Nancy Pelosi ha dado el paso y ya está en Taiwán. Su viaje al estado autónomo sobre el que China mantiene el control ha abierto un nuevo frente de tensión entre EEUU y el gigante asiático.

Momentos antes de que su avión tomase tierra en Taipei este martes, la presidenta de la Cámara de Representantes (el Congreso) de EEUU, ha justificado la idoneidad de su viaje en una tribuna publicada en The Washington Post. En ella sostiene que “al viajar a Taiwán, honramos nuestro compromiso con la democracia”.

En su larga reflexión, Pelosi carga con dureza contra el Partido Comunista Chino (PCCh), apuntando que “no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras el PCCh procede a amenazar a Taiwán y a la democracia misma”.

“Frente a la agresión acelerada del Partido Comunista Chino (PCCh), la visita de nuestra delegación del Congreso debe verse como una declaración inequívoca de que EEUU apoya a Taiwán, nuestro socio democrático, mientras se defiende a sí mismo y a su libertad”.

Al viajar a Taiwán, honramos nuestro compromiso con la democraciaNancy Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes, tercera autoridad de EEUU, va más allá de las tensiones con China y asegura que este viaje llega “en un momento en que el mundo se enfrenta a una elección entre la autocracia y la democracia”, enlazándolo con la invasión de Ucrania decretada por Putin.

Este es el artículo íntegro, traducido al español:

Hace unos 43 años, el Congreso de los Estados Unidos aprobó por abrumadora mayoría —y el presidente Jimmy Carter promulgó la ley— la Ley de Relaciones con Taiwán, uno de los pilares más importantes de la política exterior de los Estados Unidos en Asia Pacífico.

La Ley de Relaciones con Taiwán estableció el compromiso de Estados Unidos con un Taiwán democrático y proporcionó el marco para una relación económica y diplomática que rápidamente se convertiría en una asociación clave. Fomentó una profunda amistad arraigada en intereses y valores compartidos: autodeterminación y autogobierno, democracia y libertad, dignidad humana y derechos humanos.

E hizo un voto solemne por parte de Estados Unidos de apoyar la defensa de Taiwán: “considerar cualquier esfuerzo para determinar el futuro de Taiwán por medios que no sean pacíficos… una amenaza para la paz y la seguridad del área del Pacífico Occidental y de grave preocupación. a los Estados Unidos.”

Hoy, Estados Unidos debe recordar ese voto. Debemos apoyar a Taiwán, que es una isla de resiliencia. Taiwán es líder en gobernanza: actualmente, en abordar la pandemia de covid-19 y defender la conservación ambiental y la acción climática. Es líder en paz, seguridad y dinamismo económico: con espíritu emprendedor, cultura de innovación y destreza tecnológica que son la envidia del mundo.

Sin embargo, de manera inquietante, esta democracia vibrante y robusta, nombrada una de las más libres del mundo por Freedom House y orgullosamente dirigida por una mujer, la presidenta Tsai Ing-wen, está bajo amenaza.

En los últimos años, Beijing ha intensificado dramáticamente las tensiones con Taiwán. La República Popular China (RPC) ha aumentado las patrullas de bombarderos, aviones de combate y aviones de vigilancia cerca e incluso sobre la zona de defensa aérea de Taiwán, lo que llevó al Departamento de Defensa de EEUU a concluir que el ejército de China “probablemente se está preparando para una contingencia para unificar Taiwán con la República Popular China por la fuerza”.

La República Popular China también ha llevado la lucha al ciberespacio, lanzando decenas de ataques contra las agencias gubernamentales de Taiwán todos los días. Al mismo tiempo, Beijing está exprimiendo económicamente a Taiwán, presionando a las corporaciones globales para que corten los lazos con la isla, intimidando a los países que cooperan con Taiwán y reprimiendo el turismo de la República Popular China.

Frente a la agresión acelerada del Partido Comunista Chino (PCCh), la visita de nuestra delegación del Congreso debe verse como una declaración inequívoca de que Estados Unidos apoya a Taiwán, nuestro socio democrático, mientras se defiende a sí mismo y a su libertad. 

Nuestra visita, una de varias delegaciones del Congreso a la isla, de ninguna manera contradice la política de larga data de una sola China, guiada por la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979, los Comunicados Conjuntos entre Estados Unidos y China y las Seis Garantías. Estados Unidos continúa oponiéndose a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo.

Nuestra visita es parte de nuestro viaje más amplio al Pacífico, que incluye Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón, centrado en la seguridad mutua, la asociación económica y la gobernabilidad democrática. Nuestras conversaciones con nuestros socios taiwaneses se centrarán en reafirmar nuestro apoyo a la isla y promover nuestros intereses compartidos, incluido el avance de una región del Indo-Pacífico libre y abierta. La solidaridad de Estados Unidos con Taiwán es más importante hoy que nunca, no solo para los 23 millones de habitantes de la isla, sino también para millones de otros oprimidos y amenazados por la República Popular China.

Hace treinta años, viajé en una delegación bipartidista del Congreso a China, donde, en la plaza de Tiananmen, desplegamos una pancarta en blanco y negro que decía: “A los que murieron por la democracia en China”. La policía uniformada nos persiguió cuando salíamos de la plaza. Desde entonces, el pésimo historial de derechos humanos de Beijing y su desprecio por el estado de derecho continúan, mientras el presidente Xi Jinping refuerza su control sobre el poder.

La brutal represión del PCCh contra las libertades políticas y los derechos humanos de Hong Kong, incluso arrestando al cardenal católico Joseph Zen, arrojó al basurero las promesas de “un país, dos sistemas”. En el Tíbet, el PCCh ha liderado durante mucho tiempo una campaña para borrar el idioma, la cultura, la religión y la identidad del pueblo tibetano. En Xinjiang, Beijing está perpetrando un genocidio contra los uigures musulmanes y otras minorías. Y en todo el continente, el PCCh continúa atacando y arrestando a activistas, líderes de libertad religiosa y otros que se atreven a desafiar al régimen.

No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras el PCCh procede a amenazar a Taiwán y a la democracia misma.

De hecho, hacemos este viaje en un momento en que el mundo se enfrenta a una elección entre la autocracia y la democracia. Mientras Rusia libra su guerra premeditada e ilegal contra Ucrania, matando a miles de inocentes, incluso niños, es esencial que Estados Unidos y nuestros aliados dejen en claro que nunca cederemos ante los autócratas.

Cuando encabecé una delegación del Congreso a Kiev en abril, la visita estadounidense de más alto nivel a la nación sitiada, le transmití al presidente Volodymyr Zelensky que admirábamos la defensa de la democracia de su pueblo en Ucrania y en todo el mundo. 

Al viajar a Taiwán, honramos nuestro compromiso con la democracia: reafirmamos que las libertades de Taiwán, y de todas las democracias, deben respetarse.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente