¿Son peligrosos para la salud los gases del volcán de La Palma?

·1 min de lectura

La isla española de La Palma, en las Canarias, sigue latiendo al ritmo de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, que ha entrado en una fase más explosiva, con columnas de gases que alcanzan los 4500 metros de altura.

A la inquietud por el avance destructivo de la lava, se suma la preocupación por los eventuales efectos nocivos sobre la salud de la ceniza, el dióxido de azufre y otros gases. Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias junto a técnicos del Instituto Geológico nacional están sobre el terreno, midiendo la calidad del aire debajo de la principal chimenea del volcán y en el frente de la colada. Por el momento, dicen, no hay peligro para la población.

Pedro Hernández Pérez, vulcanólogo del Instituto vulcanológico de Canarias, explica la situación:

"Desde ayer tiene un carácter un poco más explosivo (...) Hay una mayor emisión de cenizas y emisión de gases. Con la ceniza hay que tener cuidado porque viaja a distancias bastantes largas. La ceniza más fina puede afectar a la respiración y a la vista. Es bueno llevar un botecito de colirio por si te llega la ceniza a los ojos y nunca arrascarse los ojos porque es abrasiva", cuenta.

El viento está dirigiendo las emisiones hacia el sur y se prevé que lleguen en las próximas horas a las vecinas islas de El Hierro y La Gomera. Ante la evolución de la nube de ceniza, la aerolínea Binter ha decidido cancelar desde este viernes los vuelos nocturnos a la isla de La Palma.

En cuanto a la llegada al mar de la lava, otro de los grandes peligros, se está retrasando, porque la lava avanza más despacio. Pedro Hernández nos explica qué sucedería en ese caso.

"Si la colada de lava llega al mar a través de un acantilado, habría un peligro porque se puede romper la colada y entonces podría haber un desprendimiento de gases y puede haber pequeños flujos piroclásticos hacia el mar (... ) Lo que habría sería una gran emisión de vapor de agua y de gases. Lo que hay que hacer es estar alejado de la costa y del lugar donde puede caer la colada".

La lava ha arrasado ya unas 240 hectáreas de terreno en un perímetro que se acerca a los 16 kilómetros. De las dos coladas activas, la situada más al norte, que alcanza hasta 12 metros de altura, prácticamente se ha detenido. La otra, con hasta 10 metros de altura, avanza, pero apenas una decena de metros cada hora. Recordemos que el volcán ya ha destruido más de 400 viviendas y obligado a evacuar a unas 5700 personas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente