Pedro Sánchez y las nuevas elecciones: un vídeo y dos tuits del pasado que ahora le persiguen

“Lo hemos intentado todo y nos lo han hecho imposible”, decía ayer, a modo de justificación, Pedro Sánchez en su comparecencia tras el comunicado del Rey en el que este anunciaba que no había candidato a la investidura porque ninguno contaba con los apoyos suficientes para salir de ella como presidente del Gobierno. Unas palabras las del líder del PSOE que reflejan una postura exenta de autocrítica en la que la culpa de que los ciudadanos deban enfrentarse a sus cuartas elecciones en cuatro años es, para él, de los demás. Sin embargo, cuando quien estaba donde está él ahora era Mariano Rajoy, su discurso era muy distinto. Entonces, como le recuerda Twitter, la culpa era única y exclusivamente del popular.

Cuando era Rajoy quien no conseguía ser investido era culpa exclusivamente de él. Ahora es de los demás. (Foto: REUTERS/Javier Barbancho)

Hace no tanto, unos cuatro años atrás, la situación política española era muy similar. El 20 de diciembre de 2015 hubo elecciones generales, el Partido Popular de Mariano Rajoy las ganó sin la mayoría suficiente para gobernar y tras no conseguir llegar a un acuerdo en los dos meses posteriores a la llamada a las urnas las Cortes fueron disueltas en mayo y se convocaron de nuevo elecciones. Estas se celebraron el 26 de junio de 2016 y el resultado no dejó lugar a dudas: había que seguir negociando. El PP había vuelto a ser el partido más votado pero sin los escaños suficientes para formar Gobierno en solitario. En octubre Rajoy lograba ser investido gracias a la abstención de casi toda la bancada socialista salvo 15 de sus diputados.

Eso ocurrió a finales de octubre. Antes se vivieron meses tensos de cruce de declaraciones en los que unos y otros se echaron en cara la falta de interés en llegar a un acuerdo real. Y fue entonces, en agosto de ese 2016, cuando se vivió una situación que se ha vuelto a repetir tres años después pero cambiando a los protagonistas de posición. En aquella ocasión Pedro Sánchez culpó por activa y por pasiva a Mariano Rajoy de que España siguiese sin Gobierno. Decía que la culpa era única y exclusivamente del líder del PP.

Y no lo dijo ni una ni dos veces. En un tuit publicado el 2 de agosto aseguraba que “si nadie quiere pactar con el señor Rajoy, el problema es del señor Rajoy. Que asuma su responsabilidad constitucional y se ponga a negociar”. Solo unos días más tarde, el 29 de agosto, volvía de nuevo a cargar las tintas tuiteras contra su rival político asegurando que “la responsabilidad de que el señor Rajoy pierda la investidura es exclusiva del señor Rajoy por ser incapaz de articular una mayoría”. Dos mensajes del pasado que vuelven ahora como fantasmas para perseguir a Sánchez.

No son los únicos, porque lo mismo que expresó en Twitter lo dijo ante los diputados en el Congreso. Se lo recordaba anoche Ismael López Martín, responsable de redes de los populares. “Pedro Sánchez daría lo que fuera para que estos 25 segundos desaparecieran de la faz de la tierra”, escribía en un tuit que recogía una antigua intervención del todavía presidente en funciones. En ella dijo, textualmente, “por primera vez en la historia de nuestra democracia el candidato de la primera fuerza política es incapaz de lograr los apoyos que le permitan ganar la investidura y garantizar la gobernabilidad. Y esa incapacidad, señor Rajoy, es en exclusiva suya y nadie más es responsable de ello”.

La que se vive en estos días, semanas y meses es la segunda vez en la historia en la que el candidato más votado no consigue reunir los apoyos suficientes para gobernar. Sin embargo, esta vez, según Sánchez, la culpa no es suya sino de los demás, porque los socialistas, ha asegurado, lo han “intentado todo” y se lo han “hecho imposible”.