Pedro Sánchez ya tiene sustitutos para Pablo Iglesias

·3 min de lectura
Los expresidentes Felipe González (izda.) y Jose Luis Rodriguez Zapatero (dcha.) han arropado a Pedro Sanchez (c) en el congreso del PSOE en Valencia. (Photo By Rober Solsona/Europa Press via Getty Images)
Los expresidentes Felipe González (izda.) y Jose Luis Rodriguez Zapatero (dcha.) han arropado a Pedro Sanchez (c) en el congreso del PSOE en Valencia. (Photo By Rober Solsona/Europa Press via Getty Images)

El PSOE acaba de celebrar su congreso federal más importante de los últimos años. El de la reconciliación y los indultos. El que ha venido a cerrar las heridas abiertas en 2017 cuando le 'cortaron la cabeza' a Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno ha logrado reunir sobre un mismo escenario a Felipe González (expresidente del Gobierno), Susana Díaz (expresidenta de la Junta de Andalucía y rival en las primarias) y Joaquín Almunia (ex vicepresidente de la Comisión Europea), entre otros. No solo estuvieron presentes, sino que se dejaron fotografiar juntos. Aunque suene ridículo, eso es noticia. 

Y ha recuperado para su causa a Antonio Hernando (exportavoz del PSOE en el Congreso) como jefe de gabinete adjunto a la Presidencia -es decir, como adjunto a Óscar López, otra reparación de Sánchez en los últimos tiempos-. Solo faltó el ex Vicesecretario general del PSOE José Blanco para la foto de familia. Todas las familias socialistas están reconciliadas por primera vez en muchos años. Una lista de nuevos aliados con los que Sánchez pretende unir y reforzar a un PSOE que, cada día que pasa, está más cerca de las nuevas elecciones y más lejos de su socio de Gobierno por la necesidad de volver a marcar perfil propio.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay que recordar que Sánchez alcanzó la presidencia del Gobierno con medio PSOE en su contra, y que formó un Gobierno de espaldas al partido y con más ministros independientes que nunca. Todo eso lo hizo con un aliado externo: Pablo Iglesias. El exsecretario general de Unidas Podemos fue pieza clave para formar un Ejecutivo de coalición que cerrara el paso a las tres derechas. Pero también se ha ido. Sabiéndose un estorbo para el crecimiento de Podemos, decidió echarse a un lado para que la formación morada intente recobrar impulso de cara al próximo ciclo electoral.

Sin Iglesias, quien, aunque le daba más de un dolor de cabeza también le servía de escudo, sin Iván Redondo, y ante un PP que cabalga en las encuestas, Sánchez necesitaba aliados. Y ya los tiene. Próxima estación, la unidad del partido. Y la unidad de sus miembros. Porque algunas de las heridas eran de tipo personal que de partido.

Teniendo en cuenta que se han subido al barco quienes abogaban por abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy cuando Sánchez blandía el “no es no” al gallego, es de suponer que todos han entendido que la estrategia del actual presidente del Gobierno no era tan mala.

Y que ahora tienen que remar en la misma dirección para contener el proyecto político que, a su izquierda, está tejiendo la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Incluso Felipe González ha bendecido la reunificación del PSOE conscientes de la tarea que tienen por delante.

Los fichajes son de todo menos jóvenes y desconocidos, pero son los nuevos 'chicos de Sánchez' para intentar volver a poner de moda la socialdemocracia que en los últimos tiempos está en claro retroceso. Hay quien no se acaba de creer esa armonía, o que creen que es demasiado interesada. Pero también lo era la unión de Sánchez e Iglesias, quienes mantuvieron las formas pese a no ser uña y carne. Y les funcionó.

En vídeo | Así fue la guerra en el PSOE. Díaz: "Tu problema no soy yo Pedro, tu problema eres tú"

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente