Pedro Sánchez pasa de villano a héroe en 72 mágicas horas para el PSOE

·3 min de lectura
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo acompañado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la visita al campamento instalado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) que funciona como puerto de llegada para los afganos evacuados desde Kabul.  (Photo By Jesus Hellin/Europa Press via Getty Images)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo acompañado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la visita al campamento instalado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) que funciona como puerto de llegada para los afganos evacuados desde Kabul. (Photo By Jesus Hellin/Europa Press via Getty Images)

Todo eran bromas cuando el presidente del Gobierno ilustró su reunión de trabajo para supervisar la repatriación del contingente español en Afganistán con una fotografía en la que se le podía ver calzado con alpargatas. Chanzas que se repitieron hasta el viernes por la aparente dejadez de un operativo que arrancaba con retraso con respecto de otros países europeos. Pero 72 horas después, Pedro Sánchez arranca la semana como héroe del plan internacional de evacuación.

Ya no lleva alpargatas, pero podría llevarlas. Incluso podría calzarse unas babuchas o unas chanclas. De hecho, hasta podría poner los pies encima de la mesa y 'apretarse' un puro como gustaba hacer José María Aznar. El único requisito de vestimenta necesario hoy en día para Pedro Sánchez es llevar una chaqueta o americana. Y no por protocolo, sino para poder colgarse del pecho todas las medallas que se ha ganado en los últimos días mientras la oposición se recreaba en el detalle de las alpargatas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

  1. La primera bien podría ser por el reconocimiento explícito de la Unión Europea a su rápida y solidaria actuación. "España, con su humanidad, es un ejemplo de lo que es el alma europea", señaló la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen quien viajó hasta Madrid para expresar su gratitud en persona.

  2. La segunda por la distinción especial concedida por la Casa Blanca quien, a modo de agradecimiento, acaba de alabar "el liderazgo de España en favor de las mujeres y las niñas afganas".

  3. Una tercera sería más simbólica que otra cosa. Pero viendo los vaciles que recibió por su paseíllo de 45 segundos detrás de Joe Biden en la última Cumbre de la OTAN, Sánchez ha callado muchas bocas con la conversación telefónica de 25 minutos que mantuvo con el presidente de los Estados Unidos para acordar un marco de cooperación para la crisis de Afganistán.

  4. La cuarta sería como mérito logístico al confirmarse que Madrid y Washington han acordado el uso de las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla) para acoger temporalmente a afganos.

  5. Y la quinta, y no menos importante, podría ser un premio a la resolución de conflictos diplomáticos después de que, con motivo de su 68º cumpleaños, el rey Mohamed VI de Marruecos entonara un discurso conciliador con España que culminó con un anuncio sorpresivo: "Con toda seguridad y confianza aspiramos a seguir trabajando con España con el fin de inaugurar una etapa inédita en las relaciones entre los dos países".

Todo esto ha ocurrido en menos de 72 horas. Justo cuando el PP se fue ha ido fin de semana aún con el dolor de barriga que le provocaron sus propias bromas con las alpargatas. Pero quien ríe el último, ríe mejor. Y este ahora es Sánchez. Cómo será la cosa que incluso el Partido Popular ha valorado positivamente la gestión del Ejecutivo.

Cuando los populares solicitaron la pasada semana la comparecencia urgente de Sánchez para explicar en la Cámara Baja el plan de evacuación de los españoles de Afganistán, en Génova creían tener una buena mano. Pero ahora quien apunta a escalera de color es Pedro Sánchez. Todo puede cambiar en los próximos días. Pero si todo nada se le tuerce a Sánchez, la convocatoria extraordinaria con la que el PP quería iniciar el curso político vapuleando al Gobierno puede volvérsele en contra y ser poco menos que una fiesta sorpresa de felicitación a su rival político.

En vídeo | Sánchez visita junto a Von der Leyen y Michel el campamento de acogida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente