Pedro Sánchez hace todo lo posible para no acabar como Pablo Iglesias

·3 min de lectura
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, (d) junto al exvicepresidente segundo, Pablo Iglesias (i), en una foto de archivo. (Photo by Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, (d) junto al exvicepresidente segundo, Pablo Iglesias (i), en una foto de archivo. (Photo by Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images)

Son tantos los indicadores que incluso el CIS de Tezanos que tanto critican en el PP deja a Juanma Moreno a sólo 7 escaños de la mayoría absoluta en Andalucía y al PSOE de Juan Espadas a punto de firmar el peor resultado de su historia. Por debajo, incluso, del cosechado por Susana Díaz en 2018.

“Agotamiento”, “desánimo”, “fatiga”, “cambio de ciclo”, “desmovilización”. Las causas expuestas por los sociólogos son muy variadas, pero todos coinciden en que Andalucía, el primer territorio en donde Vox obtuvo representación parlamentaria hace cuatro años, puede ser ahora el anticipo del cambio de Gobierno nacional. La confirmación de que el 'sanchismo' está herido de muerte a poco más de un año de las elecciones generales.

Un desgaste similar vivió Unidas Podemos en los comicios autonómicos de Galicia y Euskadi de 2020. Un año después, el propio Pablo Iglesias abandonó la vicepresidencia del Gobierno para tratar de frenar la sangría en las decisivas elecciones de 2021 en Madrid.

El exlíder morado pensó que, más que el programa, el problema eran los candidatos. Pero las urnas, e Isabel Díaz Ayuso, demostraron que se equivocaba. Que más que un cambio de cabeza de lista, el partido necesitaba una renovación y un cambio de rumbo.

Pedro Sánchez ha tomado nota y reaccionará para no acabar como Iglesias. Para empezar, ha optado por tomar la iniciativa del debate político tras semanas dejándose llevar por la crisis del PP. Lo ha hecho anunciando la prórroga de su plan anticrisis ante el encarecimiento de la energía y la subida de la inflación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Con ello no solo busca atraer al español medio asfixiado por la coyuntura económica, sino también a sus socios de investidura que en las últimas semanas le han dado la espalda en algunas votaciones importantes en el Congreso. En definitiva, movilizar a todas las patas del gobierno progresista empezando por ellos mismos, siguiendo por sus aliados parlamentarios y siguiendo por los votantes.

Lo siguiente es hacer una campaña económica que ponga el acento en los buenos datos del paro. Y acompañarla con los logros sociales entre los que destaca la reforma laboral, los ERTES y la subida del SMI. Medidas, por cierto, impulsadas por la Unidas Podemos, la otra mitad del Gobierno. Pero el PSOE no va a dudar en defenderlas como propias ante el “ruido del PP”.

En Moncloa creen que apostar por esta estrategia social y económica no solo les puede reportar mejores resultados en próximos sondeos, sino que también hará lo propio con Yolanda Díaz. Una compañera de viaje menos problemática que Iglesias que necesitará sacar un resultado más que digno en 2023 para que la suma de fuerzas de izquierda permita a Sánchez seguir cuatro años más en el Gobierno.

En vídeo | España dará ocho millones de euros a los países de acogida de refugiados limítrofes con Ucrania

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente