Pedro Sánchez culmina la segunda gran traición del PSOE a los saharauis

·3 min de lectura

En mitad de una guerra y con los precios disparados por la inflación, Pedro Sánchez ha tomado una decisión sobre el Sáhara Occidental que ha roto con más de cuatro décadas de neutralidad española. El presidente del Gobierno se ha plegado a las demandas de Marruecos y ha defendido la propuesta de autonomía marroquí, una postura que va en contra no solo de todas las resoluciones de Naciones Unidas, sino también de la propia posición que ha ostentado el país durante tantos años.

Además, supone una traición a los saharauis, que siguen perdiendo respaldo internacional en su objetivo de constituirse como un estado soberano, mediante un referéndum que lleva pendiente desde los años 70, tras la resolución de Naciones Unidas 2711 y que aún no se ha celebrado.

Pedro Sánchez en Marruecos en 2018. (REUTERS/Youssef Boudlal)
Pedro Sánchez en Marruecos en 2018. (REUTERS/Youssef Boudlal)

No es la primera vez, sin embargo, que los socialistas españoles cambian su postura respecto al Sáhara y se pliegan a los marroquíes. De hecho, otro dirigente del PSOE jugó un papel muy importante hace varias décadas y se saldó de la misma manera que ahora: dejando a los saharauis a su suerte.

Fue Felipe González, presidente del Gobierno durante 14 años (1982-1996) y para conocer qué pasó hay que viajar en el tiempo hasta 1976.

Entonces ya era el secretario general del PSOE y el 14 de noviembre, un año después de que Marruecos llevara a cabo la Marcha Verde, viajó a los campamentos saharauis para mostrar su apoyo a la causa y hacer una serie de promesas que nunca llegó a cumplir.

"El pueblo saharaui va a vencer en su lucha. Va a vencer, no solo porque tiene la razón, sino porque tiene la voluntad de luchar por su libertad. Quiero que sepáis que la mayor parte del pueblo español es solidario con vuestra lucha. No se trata de derecho de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la victoria final", manifestó.

"Sentimos vergüenza de que el Gobierno de España, no haya solo hecho una mala colonización, sino una peor descolonización, entregando el territorio en manos de gobiernos reaccionarios como los de Marruecos y Mauritania", agregó.

"A medida que nuestro pueblo se acerca a la libertad, será mayor y más eficaz el apoyo que podamos prestar a vuestra lucha", añadió antes de insistir: "sabemos que vuestra experiencia es haber recibido muchas promesas nunca cumplidas. Nuestro partido (el PSOE) estará con vosotros hasta la victoria final", concluyó.

El resto de la historia es bien conocida por todos. Felipe González llegó a presidente del Gobierno y no solo no hizo nada por los saharauis, sino que traicionó sus propias palabras, acercándose cada vez más a Marruecos y convirtiéndose en un firme defensor de la ocupación marroquí.

Pedro Sánchez ahora ha seguido su ejemplo. En el programa electoral socialista de 2019, página 286, el presidente mantenía "respetar el principio de autodeterminación del pueblo saharaui", buscando una solución a través del cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas.

Sin embargo, menos de tres años después ha cambiado su postura de forma unilateral y dejando de lado, no solamente a la oposición, sino también a su socio en el Gobierno. De hecho, este giro ya ha sido censurado por la ONU, que ha declarado que el conflicto debe resolverse con un "compromiso pleno con el proceso político facilitado por la ONU".

EN VÍDEO I Pillan a la policía marroquí abriendo sus fronteras a los inmigrantes

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente