Pedro Castillo cambia a su primer ministro tras 69 días de Gobierno en Perú

·3 min de lectura
El presidente de Perú, Pedro Castillo, mientras saluda al primer ministro, Guido Bellido, en Lima, en agosto. (Photo: EFE)
El presidente de Perú, Pedro Castillo, mientras saluda al primer ministro, Guido Bellido, en Lima, en agosto. (Photo: EFE)

El presidente de Perú, Pedro Castillo, ha anunciado este miércoles que ha aceptado la renuncia de su primer ministro, Guido Bellido, y que en las próximas horas tomará juramento a un nuevo gabinete de ministros.

“He decidido tomar algunas decisiones en favor de la gobernabilidad”, ha enfatizado Castillo en un breve mensaje televisado en el que ha confirmado los rumores de la salida de Bellido, cuya permanencia en el cargo era cuestionada por la oposición política y gran parte de la ciudadanía.

Desde que asumió el cargo, el pasado 28 de julio, Bellido mantuvo una pugna constante con las fuerzas políticas opositoras, que dominan el Congreso y lo consideran un político de izquierda radical que generaba “inestabilidad” en el país.

En ese sentido, el gobernante ha agregado que “es momento de poner al Perú por encima de toda ideología y posición partidaria” y que “el equilibrio de poderes es el puente entre el Estado de derecho y la democracia”.

Castillo ha dicho que agradeció a Bellido “por sus servicios prestados” y que el nuevo primer ministro y su gabinete jurarán a las 20:00 hora local (01.00 GMT del jueves). Medios locales aseguran que el gobernante ha ofrecido la presidencia del Consejo de Ministros a Mirtha Vásquez, una política de izquierda moderada que presidió el anterior Congreso.

Durante su mensaje, el mandatario ha asegurado que desde que asumió el Gobierno está “trabajando arduamente para cumplir con todos los compromisos” que asumió durante su campaña electoral y al inicio de su mandato.

Ha ratificado, en ese sentido, “el compromiso del Perú con la inversión privada, remarcando la necesidad de que esta opere sin corrupción, con responsabilidad social, priorizando la diversificación productiva nacional”. “En mi compromiso por abordar prioritariamente los grandes problemas del país, como la salud, el hambre, la pobreza”, ha afirmado.

Castillo también ha apuntado que el Ejecutivo y el Congreso de su país deben “procurar tranquilidad y cohesión del Gobierno”, por lo que las prerrogativas constitucionales de la cuestión de confianza, como la interpelación y la censura de ministros, “no debería usarse para crear inestabilidad política”.

Ha aludido, de esa manera, a la amenaza que había hecho Bellido de presentar una cuestión de confianza si el Congreso intentaba censurar al ministro de Trabajo, Iber Maraví, quien la semana pasada fue interpelado por el pleno parlamentario por las denuncias periodísticas de que en su juventud tuvo vínculos con el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Tras la salida de Bellido, medios locales han señalado que el gobernante hará cambios en carteras ministeriales que son ocupadas por representantes del partido Perú Libre. De concretarse, esto podría implicar una ruptura con esa agrupación, también muy criticada en su país por sus posiciones de izquierda radical.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente