Se prometen con una foto imposible de repetir: un cometa de fondo visible solo cada 6.800 años

M. J. Arias
·4 min de lectura

No fue fruto de la casualidad, sino de un plan trazado por uno de los protagonistas de las imágenes que se han vuelto virales por su belleza, excepcionalidad y romanticismo gracias a la ayuda de un amigo que hizo las veces de fotógrafo y aliado de última hora. Los nombres de los implicados en las fotos bajo estás líneas son la pareja formada por John Nicotera y Erica Pendrak, el cómplice Tim Leach y el cometa Neowise, que solo es visible cada 6.800 años y fue el invitado estelar en esta pedida de mano.

Según ha contado Nicotera a Insider, la idea de pedirle matrimonio a Pendrak le rondaba la cabeza desde hace tiempo, pero fue durante el confinamiento que ambos han pasado juntos cuando decidió dar el paso definitivo. Tomada la decisión, quiso que esta fuese memorable, así que se puso a planearla. Su plan original era llevar a cabo la pedida en el Crater Lake de Oregón. Sin embargo, las restricciones impuestas en los desplazamientos por la pandemia hizo que tuviera que descartarlo.

Como aficionado a todo lo que tiene que ver con el espacio, la NASA y SpaceX, supo que durante unos días en julio sería visible el cometa Neowise, un evento cósmico muy raro que solo puede contemplarse cada 6.800 años. Con eso en la cabeza, comenzó a trazar su plan. Quería que el cometa fuese testigo de su pedida de mano y lo organizó todo.

Pendrak, de 33 años, y Nicotera, de 26 años, son profesores y se conocieron a través de las redes sociales. Desde que Instagram les unió no se han separado y este confinamiento juntos ha sido una prueba de fuego para demostrarse a sí mismos que están listos para dar un paso más en su relación.

“Hemos vivido juntos durante más de un año y medio. Estar atrapado en casa cada hora puede afectar a una persona y no tuvimos un solo problema. Ambos descubrimos cómo lidiar con los problemas del otro, ¿sabes?”, ha comentado Nicoreta en su entrevista con Insider.

Este profesor de primer grado solo tenía unos días de margen para decidir cuál sería el día perfecto ya que el cometa solo estaría visible en el hemisferio norte entre el 15 y el 23 de julio. Se puso manos a la obra y juntos se fueron a un campamento que tiene la familia en Old Forge, Nueva York. Una vez allí llamó a Leach que vive cerca para que le prestase unos prismáticos y él, que llevaba varios días fotografiando el cometa se ofreció a hacerles unas fotos.

Después de unas cuantas, Nicotera le avisó de que había llegado la hora de pedirle matrimonio a su novia para que estuviese atento. Fue un momento mágico capturado por un amigo que requirió que la pareja contuviese su emoción varios segundos para que la imagen saliese lo más nítida posible. Al ser de noche, al aire libre y con tan poca luz, se requería una exposición prolongada.

Pendrak no se lo esperaba y no pudo contener las lágrimas de alegría. Para el amigo que inmortalizó el momento solo hay palabras de agradecimiento. “Estoy realmente feliz de que Tim haya podido estar allí y capturar ese momento para nosotros. Congeló el mejor momento de mi vida hasta ahora. No es solo un recuerdo. Puedo revivirlo y siempre vamos a tener eso”, ha asegurado Nicotera.

Fue él mismo que la convirtió en viral al compartirla en su cuenta de Twitter y llamar la atención del astronauta Garrett Reisman, al que etiquetó y que retuiteó la imagen con una felicitación a los recién prometidos. El autor de las fotos, Tim Leach, también ha compartido orgulloso el resultado en Instagram.

Aunque esta ha sido la historia más viral, no ha sido la única con una propuesta de matrimonio con el cometa Neowise de fondo registrada estos días. Brian Thompson también sorprendió a su pareja, Hanna Allen, con una pedida similar en Carolina del Norte poniendo el “listón muy alto” para el resto de amigos, como bromeó ella en declaraciones a CNN. Y en Filipinas, Bayan Richmond Pérez y su novia Sandra siguieron la estela de estos dos parejas prometiéndose también con una foto espectacular como recuerdo (sobre estás líneas).

Más historias que te pueden interesar: