Pau Gasol descubre que la política es más desagradable que el deporte

·5 min de lectura
MADRID, SPAIN - JUNE 01: Pau Gasol is seen during the signing of a collaboration agreement to promote sport in the international protection reception system held in the COE building on June 01, 2022, in Madrid, Spain. (Photo By Oscar J. Barroso/Europa Press via Getty Images)
Pau Gasol se ha metido en un charco innecesario por apoyar la postura oficial del COE. A ver, ahora, como sale. (Photo By Oscar J. Barroso/Europa Press via Getty Images)

Pocas cosas hay más difíciles de ver que a Pau Gasol pisando un charco. El perfil del ex baloncestista es prácticamente institucional: felicitar a todos y cada uno de los deportistas españoles por sus éxitos, animar públicamente a los que no han llegado a sus objetivos y dar una cara amable que, a veces resulta excesiva, pero en general se agradece entre tanto ruido y tanta furia. Sin embargo, este miércoles, el de Sant Boi se metió en un lío importante, uno, además, relativamente fácil de evitar. Solo su lealtad al COE le impidió esquivarlo.

Todo empieza por un sueño imposible: la candidatura conjunta de Aragón y Cataluña para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. Una candidatura en la que ninguna de las dos partes se sentía cómoda, que ha dado más titulares por sus enfrentamientos que por sus colaboraciones y que, por si fuera poco, no iba a ningún lado: extraoficialmente, todo el mundo sabe que el COI ya ha decidido dar esos Juegos a Sapporo o a Salt Lake City. Quien no se lleve los de 2030, se llevará los de 2034. Ambas candidaturas, junto a la de Vancouver, van adelantadísimas en todos los aspectos y no parece que España vaya a ser un rival a considerar siquiera.

Aun así, el COE se empeñó... y al ver que desde Cataluña se hacía más caso a su fantasía, Alejandro Blanco no dudó en atacar a la parte aragonesa del consorcio, lo cual sintió a cuerno quemado al presidente regional, Javier Lambán, que ha hecho del rechazo a la hegemonía cultural catalana uno de sus activos políticos más valorados por sus votantes. Al final, el acuerdo se rompió con un mal rollo sideral entre ambas partes. Barcelona ya ha anunciado que se presentará a 2034 -no servirá de nada- y el COE parece dispuesto a apoyar. Suponemos que pronto Aragón hará lo propio con Jaca o cualquier otra ciudad de los Pirineos. Sin el beneplácito del COE no podrá ni formalizar su intento.

Ahí es donde ha entrado Pau Gasol para defender a Blanco. En unas declaraciones que ya no tenían mucho sentido porque la candidatura se había roto y en cualquier caso no iba a ningún lado, Gasol manifestó públicamente que Aragón había sido desleal en la relación mientras que Cataluña se había portado impecablemente. A lo mejor pensaba que esto era como quien dice que el Madrid jugó de maravilla la final de la ACB mientras que al Barcelona le faltó concentración y decisión en el rebote. Obviamente, se equivocaba de lleno.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Para empezar, queda raro que Pau Gasol opine sobre unos Juegos Olímpicos de Invierno. Para continuar, queda aún más raro que tome partido de esa manera tan contundente. Pau Gasol ha hecho siempre gala de una diplomacia que aquí le ha faltado por completo. Puede que tenga razón en lo que dice y puede que no, pero tenía que saber que se lo iban a afear. Poco ha tardado Lambán, de hecho, en soltar toda su artillería contra el mítico ala-pívot de Lakers, Barcelona y selección española. Según el presidente aragonés, Pau Gasol es un esbirro del COE, que a su vez tiene como objetivo bailarle el agua a los independentistas.

Gasol se habrá quedado a cuadros al oír eso, pero alguien tendría que haberle avisado de que era lo que iba a pasar. El mundo de la política es así, basta con abrirse una cuenta en Twitter para darse cuenta. Todo lo que se pueda llevar al extremo, se llevará al extremo. Estaba claro que su condición de catalán le iba a costar en este asunto. Nadie acusaría a Conchita Martínez de nacionalista aragonesa por opinar sobre este conflicto, pero sabemos que al revés sucede y de hecho así ha sido.

Durante años, Pau ha cuidado su imagen y se ha desligado intencionadamente de todas las tentaciones nacionalistas. Nunca ha querido que se le vincule con un bando o con el otro. De hecho, su tendencia a defender el "statu quo" y la "marca España" le ha convertido en sospechoso entre determinados sectores catalanes y del Barcelona, que no vieron con demasiados buenos ojos su vuelta al equipo de Sarunas Jasikevicius para preparar los Juegos de Tokio del pasado verano.

La verdad es que, aunque solo fuera por tranquilidad mental, Pau Gasol podría haber evitado esta situación con un poco más de mano izquierda. Quiso poner la mano en el fuego por Alejandro Blanco y el COE y se la ha quemado de forma innecesaria. Para un tipo con tanta necesidad de ser querido, seguro que las palabras de Lambán habrán resultado dolorosas. Básicamente, porque una parte de los aragoneses también se habrá sentido ofendidos por su palabra. No es agradable que te digan que lo has hecho todo mal y los catalanes lo han hecho todo bien. Nada hay más sencillo en este país que enemistarse con una región a base de alabar al vecino. Pau Gasol lo ha comprobado en carnes propias.

Vídeo | Recordando 2021: Pau Gasol, 23 años de carrera

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente