Patronal y sindicatos se oponen a la propuesta de los nuevos tipos de ERTE

·4 min de lectura
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en una foto de archivo. (Photo: Alejandro Martínez Velez/Europa Press via Getty Images)
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en una foto de archivo. (Photo: Alejandro Martínez Velez/Europa Press via Getty Images)

La patronal y los sindicatos se han opuesto este miércoles a la propuesta del Gobierno sobre el mecanismo RED, el nuevo modelo de ERTE que sirva de alternativa al despido para afrontar nuevas crisis o reestructuraciones sectoriales. Según fuentes de la negociación, tanto los empresarios como los sindicatos rechazan elementos del borrador analizado en la reunión de esta mañana.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha tildado de “farragosa” la redacción de una propuesta que, a su juicio, está “llena de intervencionismo” y “no deja espacio a las empresas para que se puedan adaptar”. Según Garamendi, esta medida conllevaría al tejido empresarial “mucho más tiempo, mucho más burocracia, mucho más coste”. El principal punto de fricción ha sido la proposición de crear esta nueva clase de ERTE, si bien también se está negociando otro de carácter sectorial.

Estamos sentados, vamos a hablar, pero tal y como está el planteamiento no va en la buena direcciónAntonio Garamendi, presidente de la CEOE

En declaraciones a los medios durante el V Acto Empresarial por el Corredor Mediterráneo, Garamendi ha señalado que la propuesta “trufada de conceptos en muchos casos bastante ideológicos” y se ha mostrado un poco “sorprendido” de que “venga de la señora (Nadia) Calviño”, aludiendo a la vicepresidenta primera del Gobierno.

No obstante, el dirigente de la confederación empresarial ha adelantado que la negociación continúa. “Estamos sentados, vamos a hablar, pero tal y como está el planteamiento no va en la buena dirección”, ha dejado claro el líder de los empresarios.

Los agentes sociales

Los agentes sociales también se han opuesto plenamente a la propuesta que les había presentado previamente el Gobierno sobre el Mecanismo RED.

“Le hemos pedido al Gobierno que reconsidere su propuesta, que en este caso sólo ha servido para ralentizar este proceso, en el que deberíamos ser más ágiles para llegar a un acuerdo”, han indicado fuentes de UGT, que echan en falta un “compromiso claro” de mantenimiento del empleo para las empresas que recurran a los nuevos ERTE, cosa que, a su juicio, sí se tiene ahora en la legislación sobre los ERTE de pandemia.

El sindicato ha pedido al Gobierno una mayor intervención, control y seguimiento de las organizaciones sindicales tanto en la negociación del ERTE como en la fase de ejecución, y aunque ve adecuado trasladar a la legislación laboral ordinaria un diseño similar al de los ERTE Covid, “no comparte que se quiera regular situaciones estructurales con mecanismos coyunturales”.

“Nos oponemos a cualquier intento de introducir, aunque sea tímidamente, la mochila austriaca, porque entendemos que abarata el despido. Nos oponemos a que esto pudiera ser una antesala del despido. Ante procesos de reconversión generalizada, las decisiones del Consejo de Ministros deberían venir acompañadas de un proceso previo de negociación, en el que estemos los agentes sociales”, subrayan las fuentes de UGT.

Por su parte, otras fuentes del diálogo social han manifestado a Europa Press su malestar por la filtración de documentos antes de la reunión de la mesa. Las mismas fuentes han indicado que, debido a la complejidad de este nuevo texto, se ha pedido desde el algún sector de la negociación social volver a la propuesta anterior, la que denominaba al mecanismo de sustitución de ERTE como MSE (Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo).

El mecanismo RED

Según el borrador que detalla este nuevo modelo de ERTE, el mecanismo requerirá de una activación previa en Consejo de Ministros por causas estructurales o ante “causas económicas derivadas de una situación coyuntural de alcance general”. En este último punto, el Ministerio de Asuntos Económicos tendrá que especificar qué indicadores así lo determinan.

La propuesta también detalla que las empresas accederán a beneficios en sus cotizaciones sociales siempre que pongan a disposición de sus trabajadores afectados acciones formativas, por las que además recibirán financiación, y la creación de un fondo especifico para las necesidades estos ERTE.

Esta nueva propuesta ha llegado a la mesa tras el cambio en la estructura de negociación puesta en marcha para zanjar la disputa abierta entre las vicepresidencias de Economía y Trabajo, que encarnan Calviño y Yolanda Díaz, y que supuso que tanto el Ministerio de Economía como el de Seguridad Social se sienten en la mesa de reforma laboral.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente