Patronal y sindicatos alcanzan un acuerdo para solucionar la crisis y desconvocar la huelga

·5 min de lectura
Manifestantes por las calles de Cádiz. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)
Manifestantes por las calles de Cádiz. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

Acuerdo en Cádiz que pone fin a nueve días de huelga. Después de más de diez horas de reunión y tras retomar por cuarta vez la negociación, la patronal ha aceptado un preacuerdo para renovar el convenio colectivo y concluir así con la crisis del sector del metal que afecta a cerca de 30.000 trabajadores.

Las delegaciones han firmado el documento que ahora tendrá que ratificarse en las asambleas de los trabajadores pero que integra el cumplimiento de las peticiones sindicales como la subida salarial del 2% anual, que se revisará en 2024. A grandes rasgos, en materia de salario, el acuerdo se acerca más a la petición de los trabajadores y, en materia de condiciones laborales, la postura se acerca más a la de los empresarios.

En un primer momento se había dado a conocer que la Federación de Empresarios del Metal de la provincia (FEMCA) no iba a aceptar los nuevos términos de la negociación. Sin embargo, las noticias han mejorado en los últimos minutos cuando los representantes sindicales de UGT y CCOO han salido a confirmar el preacuerdo del que se conocerán más detalles este jueves.

Mientras tanto, en las calles de Cádiz, un grupo de trabajadores y vecinos se han concentrado de nuevo ante la subdelegación del Gobierno para protestar ante la respuesta policial ante las manifestaciones. La protesta se ha extendido sobre la avenida Cádiz en dirección a la salida de la ciudad. No obstante, al enterarse del principio de acuerdo, sobre la plaza Asdrúbal, las calles se han vaciado aunque desde el sector se ha insistido en que si no se aprueba el documento en las asambleas, no sirve y la huelga continúa.

Esta manifestación se suma a la que se ha convocado a lo largo de la mañana, con piquetes y cortes de varias carreteras que han provocado una nueva reacción policial con disturbios, aunque no tan graves como los que se vivieron este martes y que dejaron varios heridos con contusiones.

Pese a cambiar de rumbo, la crisis ha dejado varias polémicas que traerán cola como la del uso de la tanqueta en la intervención policial por las calles de Cádiz y que aumentó la tensión en la ciudad. Esto llegó a provocar reacciones políticas incluso hasta en los propios socios de Gobierno que, como confirmó por ejemplo Yolanda Díaz, pidieron directamente al ministro Fernando Grande-Marlaska que retirara el vehículo de la ciudad.

La respuesta de la Junta

El propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha aplaudido el acuerdo alcanzando. A través de una publicación en su cuenta de Twitter, el presidente ha recalcado que el diálogo es la vía del consenso.

Moreno también ha aprovechado para agradecer la intermediación de los técnicos de la Junta para que al final las partes llegaran a un entendimiento que desde hace días estaba muy alejado. “Queremos un futuro mejor para todos en Cádiz”, ha expresado.

El alivio de Industria

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, tras conocer el acuerdo, ha expresado en los micrófonos de Cadena Ser que “todos ganan”.

Maroto ha reconocido a Aimar Bretos que llevan varios días trabajando en silencio para facilitar la mediación y que todas las partes se sentaran. Por ello, después de los últimos días de tensión se siente “contenta y aliviada”.

Así mismo, la ministra ha apuntado que la situación no termina aquí y que ahora toca trabajar para que Cádiz tenga oportunidades de futuro. “A partir de mañana nos centraremos en lo importante, que es garantizar que el futuro de la bahía esté garantizado”, ha asegurado.

Con buenas intenciones

A diferencia de los otros encuentros, previo a la reunión, esta mañana los ánimos eran de voluntad de negociar y llegar a un acuerdo.

El secretario general de la Femca, José Muñoz, ha indicado a su entrada en la reunión que llegaba al Consejo Andaluz de Relaciones Laborales de Sevilla con “la ilusión de llegar a un acuerdo” que ya es “urgente” porque la situación es “crítica” para muchas empresas.

No obstante, reiteraba que subir los salarios “por encima de lo que se está subiendo a nivel andaluz y sectorial en toda España nos va a hacer menos competitivos. Si somos más caros que el resto vamos a ser menos competitivos. Ese razonamiento es lógico y lo entiende todo el mundo”, ha apuntado.

Por su parte, Antonio Montoro, secretario provincial de Industria de UGT, indicó que los representantes de los trabajadores van a la negociación con la intención de poner “toda la carne en el asador” para encontrar una solución al conflicto.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente