"Patata": soldados israelíes sacan de la cama a niños palestinos y les obligan a hacerse fotos

·5 min de lectura
Un soldado israelí toma fotos a niños palestinos, mientras les pide que digan
Un soldado israelí toma fotos a niños palestinos, mientras les pide que digan

Es el pan de cada día para muchos niños palestinos. La diferencia es que ahora había una cámara grabando. La ONG B’Tselem ha difundido un vídeo en el que se ve cómo una patrulla del ejército israelí llega a una casa de madrugada, saca hasta a 13 niños de sus camas, los reúne en el exterior de la vivienda y les hace fotos de forma ilegal, tratando de buscar, supuestamente, al culpable del lanzamiento de unas piedras. Uno de los uniformados hasta pide a los menores -algunos de ellos llorando y temblando- que digan patata (en inglés y popularizado así en Israel: “say cheese”, di queso). O sea, los hacen posar y sonreír en mitad de una situación angustiosa.

Los hechos ocurrieron el pasado septiembre pero se han conocido ahora y tuvieron lugar en la ciudad de Hebrón, en una zona conocida como H1, donde se supone que la responsabilidad de la seguridad es de la Autoridad Nacional Palestina y no de la potencia ocupante israelí.

Según relata la ONG israelí, los soldados israelíes entraron en la casa de la familia Dana, obligando a los adultos a levantarse y a despertar a los menores. Los padres, calmando a sus hijos, obedecieron todas las órdenes de los militares. Los críos, con edades que iban de la guardería a la primaria, tuvieron que hacer fila en la terraza, algunos se aferraban a los mayores o buscaban un abrazo, sin saber qué estaba pasando. Otros, más ajenos a la escena, reían.

Cuando el soldado dijo “say cheese”, los padres protestaron ante ese gesto, pero los miembros de las IDF volvieron a ordenar a los niños que posaran para la foto y ellos lo acabaron haciendo.

Antes de fotografiar a los menores, se escucha a un oficial israelí que afirma que los niños estaban siendo grabados debido a un incidente de lanzamiento de piedras, aunque no dio detalles de qué niño se sospechaba que lo había hecho ni cuándo y dónde había sido.

Según el diario Yedioth Ahronoth, el ejército de Israel dijo que la conducta del oficial fue “inapropiada”, incluido su “comentario sobre el incidente”. “Ha sid reprendido por su conducta y se agudizarán los procedimientos entre las fuerzas militares para evitar que se repitan incidentes similares”, dijo un portavoz al citado diario.

El ejército también mencionó un incidente de lanzamiento de piedras, argumentando que las acciones del oficial estaban destinadas a ayudar a identificar a los sospechosos palestinos que arrojaron piedras hacia Kiryat Arba, un asentamiento israelí en las afueras de Hebrón. Fuera como fuera, es ilegal que los soldados israelíes fotografíen a menores.

Violaciones de rutina

La organización B’Tselem denuncia que las imágenes ilustran “cuán arbitrariamente se altera la rutina de las vidas de los palestinos que viven bajo ocupación y con qué facilidad los soldados violan sus derechos”. “Parece que para el ejército, todos los palestinos, incluidos los niños y niñas en edad de asistir a la escuela primaria, son delincuentes potenciales: se les permite despertarlos en cualquier momento de la noche, entrar en su casa y hacer una fila”.

En junio, el comandante del Comando Central del ejército israelí, el mayor general Tamir Yadai, ordenó que el ejército cesara las redadas de búsqueda de inteligencia en hogares palestinos en Cisjordania, salvo en circunstancias excepcionales.

El proceso del llamado “mapeo de inteligencia”, como se lo conoce en la terminología de las IDF, implica que los soldados israelíes entren cada noche en las casas de los palestinos que no son sospechosos de ningún delito, con el fin de registrar a los ocupantes de la casa y describir el edificio.

Los grupos de derechos humanos locales e internacionales han criticado duramente estas redadas durante años. En un informe publicado en noviembre pasado por los grupos de derechos Yesh Din, Breaking the Silence y Physicians for Human Rights, denunciaron las redadas en hogares palestinos en general y el “mapeo de inteligencia” en particular, recuerda el diario Haaretz.

Como parte del informe, entrevistaron a palestinos que describieron cómo las redadas nocturnas afectaron sus vidas y dañaron su salud mental. Además de la práctica del mapeo, el informe también se centró en las redadas del ejército en viviendas para realizar detenciones y en el registro y la incautación de edificios de la Ribera Occidental con fines militares.

Centenares de arrestos

Según organizaciones como Save The Children, Israel detiene cada año a cientos de menores palestinos que sufren violencia física y verbal, amenazas y aislamiento dentro de las prisiones. En octubre del pasado año la ONG hizo una encuesta a más de 470 menores y jóvenes de toda Cisjordania detenidos durante los últimos diez años y los resultados reflejan que 8 de cada 10 niños y niñas sufrieron palizas, agresiones verbales y cacheos desnudos y que casi 9 de cada 10 no recibieron una atención médica adecuada, incluso cuando lo solicitaron expresamente.

El estudio también revela que al 47% de los niños y las niñas detenidos se les negó el contacto con un abogado y que a más de la mitad se les amenazó con agredir a sus familias.

Los entrevistados describen la experiencia dentro de las cárceles israelíes como “torturadora”, “deshumanizante”, “humillante” y “aterradora”. El cargo más común que se les atribuye es tirar una piedra, delito por el que la pena máxima es de 20 años de prisión. “Sin embargo, la mayoría de estos menores fueron sacados de sus hogares por la noche, con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda”, sostiene el informe.

“Muchos niños y niñas palestinos nos han contado que en ningún momento se les informó de por qué los arrestaban ni adónde iban y otros declaran que durante los interrogatorios sufrieron agresiones físicas y no tuvieron acceso a comida, a agua potable o a un aseo. La infancia palestina es la única en el mundo que es enjuiciada sistemáticamente a través de un procedimiento militar en lugar de civil”, concluye el dossier de Save The Children.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente