La odisea de una pasajera en silla de ruedas: hora y media atrapada en el avión

·3 min de lectura

Victoria Brignell, de 45 años, volaba de vuelta desde Malta a Londres. A su llegada a Gatwick personal de asistencia del aeropuerto debía acudir a buscarla para ayudarla a salir del avión y acompañarla hasta la silla de ruedas que necesita para desplazarse. Sin embargo, eso no ocurrió. Tras 95 minutos de espera, finalmente la propia tripulación del avión de British Airways la ayudó a salir del aparato, como ella misma ha contado a Insider.

Según ha contado Victoria Brignell a diversos medios, el personal que tenía que bajarla del avión no llegaba y después de hora y media de espera, la propia tripulación la tuvo que ayudar .(Foto: Getty Images)
Según ha contado Victoria Brignell a diversos medios, el personal que tenía que bajarla del avión no llegaba y después de hora y media de espera, la propia tripulación la tuvo que ayudar .(Foto: Getty Images)

Los hechos, que están siendo investigados por el aeropuerto londinense, que se ha disculpado con ella, tuvieron lugar tras un vuelo Malta-Londres el pasado 4 de junio. Brignell está paralizada de cuello para abajo, por lo que necesita de ayuda para poder pasar del asiento del avión a su silla de ruedas. Hasta el avión debía llegar personal de Gatwick con una silla de pasillo con la que trasladarla. Son unas sillas específicas que pueden moverse sin problema en un espacio tan estrecho como el pasillo de un avión.

“Cuando aterricé en Gatwick”, ha contado a Insider, “la tripulación me dijo que el personal tardaría 50 minutos en bajar del avión. Más tarde, me dijeron que tardaría otra media hora más”. Mientras, ella seguía atrapada en su asiento, en una posición incómoda y sin poder usar el baño ya que los aviones no tienen baños adaptados. De la tripulación no tiene queja alguna, sino todo lo contrario.

“El personal de la aerolínea fue maravilloso. No dejaban de preguntarme si estaba bien, me ofrecían bebidas y no dejaban de disculparse aunque no era su culpa”, ha relatado. Al final, visto que nadie llegaba para trasladarla, la tripulación de British Airways y ella misma decidieron salir de esa situación por sí solos y procedieron a su traslado. Brignell ha recordado que al salir del avión vio cómo había pasajeros esperando para poder embarcar porque ella estaba “atrapada en el avión”.

Por eso ha dicho, a modo de aviso a los responsables, que “si mejoras los servicios para las personas discapacitadas, los mejoras para todos”. Si hubiesen acudido a asistirla en tiempo y forma, el siguiente vuelo no se habría retrasado. En declaraciones a The Guardian ha explicado que su "silla de ruedas llegó puntualmente, pero las personas que debían ayudarme a bajar del avión no aparecieron; estaban ocupados en otra parte”.

Kevin Bonavia, amigo de Brignell y testigo de todo lo ocurrido, ha criticado duramente lo vivido el pasado 4 de junio. “Dejar a los pasajeros discapacitados varados es vergonzoso. Me sorprendió cuando el piloto nos dijo por primera vez que Victoria tendría que esperar al menos 50 minutos para recibir ayuda. La excusa dada la escasez de personal era inaceptable, y los planes de respaldo deberían haber existido”, ha recogido Insider.

En su entrevista con el citado medio Brignell ha remarcado que por desgracia su historia “no es un incidente aislado” y ha llamado la atención sobre el hecho de que a día de hoy una persona pueda viajar en otros medios de transporte como el autobús y el tren con su silla de ruedas, pero no en avión. Por eso pide que se tenga en cuenta a la hora de rediseñar el transporte aéreo.

EN VÍDEO | El caos se adueña de los aeropuertos europeos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente