Partygate: Boris Johnson se disculpa "sin reservas" ante el Parlamento

·4 min de lectura

El primer ministro británico habló este martes ante el Parlamento tras la multa que se le impuso en el marco del caso 'Partygate'. El líder se disculpó "sin reservas" con los parlamentarios el martes por violar las restricciones anti Covid-19 en junio de 2020.

Este martes 19 de abril, el primer ministro británico, Boris Johnson, se disculpó "sin reservas" ante los diputados.

Esto, después de haber sido multado por asistir a una fiesta de cumpleaños con motivo de su 56º aniversario, en un momento en el que las reuniones sociales estaban prohibidas. Su ministro de finanzas, Rishi Sunak, y su esposa Carrie Johnson, también fueron multados.

"Aprovecho esta oportunidad, en el primer día de la sesión, para renovar mis sinceras disculpas a la Cámara", dijo Johnson.

Johnson asegura que no se dio cuenta que infringía las normas

Debido al receso parlamentario de Semana Santa, el líder 'tory' aún no se había enfrentado a los diputados desde que fue multado hace una semana con 50 libras, es decir, 60 euros, según la prensa.

"En cuanto recibí la notificación (de la multa), admití el dolor y el enfado y dije que la gente tenía derecho a esperar algo mejor de su primer ministro", añadió, explicando de nuevo que no se había dado cuenta en ese momento de que estaba infringiendo las normas.

"No se me ocurrió en ese momento que una reunión en la sala del gabinete justo antes de una reunión crucial sobre la estrategia de Covid pudiera representar una infracción de las normas. Repito que fue mi culpa y me disculpo por ello, sin reservas", manifestó Johnson.

El papel de Johnson en Ucrania

Tras el anuncio de esta sanción, Boris Johnson volvió a pedir disculpas y descartó de nuevo dimitir. Durante un tiempo, 'BoJo' parecía haberse beneficiado de la guerra en Ucrania y de su papel en la primera línea de las sanciones occidentales contra Rusia, y muchos en su propio bando decían que era inapropiado intentar desalojarlo de Downing Street en este contexto.

Sin embargo, el descontento sigue siendo generalizado, incluso en el seno de la mayoría, como demuestra la dimisión del subsecretario de Estado de Justicia, David Wolfson, que alegó la "amplitud, el contexto y la naturaleza" de los delitos cometidos en lo que se ha conocido como el 'Partygate'.

Pero este caso está enfureciendo a los británicos, que han sido puestos a prueba por los sacrificios y restricciones que han tenido que soportar ante la pandemia, y parece estar lejos de terminar.

Este martes, Lindsay Hoyle, presidente de la Cámara de los Comunes, dio luz verde a una propuesta de la oposición para debatir y votar el próximo jueves si se investiga al primer ministro por las fiestas en Downing Street, o no.

Según las normas que rigen el funcionamiento de las instituciones británicas, engañar a sabiendas al Parlamento es un delito que justifica la dimisión.

"Mentiroso", el termino más utilizado para designar a Johnson tras los escándalos, según sondeo

La policía londinense, que ya ha impuesto más de 50 multas por este caso, sigue investigando. Una vez finalizada la investigación policial, Boris Johnson tendrá que enfrentarse a las conclusiones de la alta funcionaria Sue Gray, que ya ha criticado "errores de liderazgo y de juicio" en un preinforme.

También tendrá que enfrentarse al veredicto de las urnas en las elecciones locales del 5 de mayo, que tendrán valor de prueba.

Según la prensa, el líder conservador se enfrenta a otras multas por asistir a al menos otros cinco actos festivos que, al parecer, son más embarazosos para él.

Tras la aparición de nuevos detalles en el 'Sunday Times', en los que una fuente describe a Boris Johnson sirviendo copas, haciendo un brindis y dando un discurso por la salida del jefe de comunicación el 13 de noviembre de 2020, Downing Street se vio obligado a negar el papel protagonista que se le dio al jefe de Gobierno en el giro de los acontecimientos de ese día.

"Si los últimos informes son ciertos, significa no sólo que el primer ministro estuvo presente en las fiestas, sino que instigó al menos una de ellas", arremetió la subjefa de la oposición laborista Angela Rayner. "Ha engañado deliberadamente al pueblo británico en todo momento" y "ha devaluado su cargo", sentenció. "El pueblo británico se merece algo mejor", agregó Rayner.

Según un estudio publicado el lunes, el 72% de los encuestados tiene una valoración negativa del primer ministro. El término "mentiroso" es ahora el más utilizado para referirse al político. Según el encuestador James Johnson, que realizó el sondeo, el 'Partygate' supera a Ucrania en la opinión pública. "El furor no ha disminuido", tuiteó, "muchos de los comentarios negativos son de personas a las que antes les gustaba, pero han cambiado de opinión".

Con AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente