Partidos, instituciones y agentes sociales celebran 10 años del fin de ETA

·4 min de lectura

San Sebastián, 14 oct (EFE).- La primera jornada del aniversario de la Conferencia de Aiete se ha convertido este jueves en una celebración de los diez años del fin de la violencia de ETA al que se han sumado instituciones, partidos y distintos agentes sociales del País Vasco, así como varios de los líderes internacionales que hace una década participaron en aquel hito.

El 17 de octubre de 2011, la Conferencia de Aiete, organizada en el palacio donostiarra del mismo nombre por Lokarri y otras cinco organizaciones dedicadas a la resolución de conflictos, con la asistencia del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, concluyó con una declaración que solicitó a ETA el "cese definitivo" de la violencia, hecho que tuvo lugar tres días después, el 20 de octubre.

Ahora, diez años más tarde, Conciliation Resources y la Fundación Berghof, presentes también en aquella reunión de 2011 junto con el Foro Social y Bake Bidea, rememoran este hito en las jornadas "Aiete 10 años. Enseñanzas y retos", que tienen lugar entre hoy y mañana en San Sebastián y el próximo sábado en Bayona (Francia) con la presencia de algunas de las personalidades internacionales que protagonizaron aquella cita.

En este contexto, Jonathan Powell, el que fuera asesor del ex primer ministro británico Tony Blair; el abogado surafricano Brian Currin; la representante de la ONU Teresa Whitfield, y el exmiembro del Alto Comisariado para la Paz en Colombia Sergio Jaramillo han analizado esta tarde los "avances y dificultades" de los distintos procesos de paz en el mundo en una mesa redonda moderada por el periodista John Carlin.

Previamente les ha precedido en el uso de la palabra el coordinador de Socorro y Emergencias de la ONU, Martin Griffiths, quien ha analizado en una conferencia los "retos para la paz en la era postcovid-19".

La primera sesión de estas jornadas ha contado también con la asistencia de representantes institucionales como el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y el alcalde donostiarra, Eneko Goia, así como con la presencia de diferentes líderes políticos como Joseba Egibar (PNV), Arnaldo Otegi (EH Bildu), Jesús Eguiguren (PSE-EE) y Pilar Garrido (Elkarrekin Podemos), ente otros.

Durante la inauguración de las jornadas, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha afirmado que el terrorismo no tuvo "ningún sentido", al tiempo que ha recordado que el fin de la violencia ha tenido un efecto "claramente positivo" en la vida de las personas y en su libertad, a pesar de lo cual "desafortunadamente no se han sanado aún las heridas sociales políticas y humanas que se abrieron en aquel momento".

Por este motivo, ha ofrecido "toda la solidaridad" del pueblo vasco a todas las víctimas a las que, según ha señalado, "les debemos la paz, la justicia y la reparación".

Por su parte, el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha señalado que aunque los diez años transcurridos desde el fin de la violencia de ETA pueden parecer aún "pocos" para analizarlo con perspectiva, ya es posible apreciar que el País Vasco "está transitando, no sin dificultades, por el camino hacia la convivencia".

Martin Griffiths ha destacado la importancia de aquella cita cuyos logros fueron "silenciar las armas" y "construir una sociedad basada en la confianza", algo que supuso un hito "generacional" porque, según ha descrito, "es más fácil continuar un conflicto que decidir finalizarlo".

Jonathan Powell ha asegurado que hace diez años hizo falta "mucha valentía" y ha recalcado que "aquellos que dicen que la conferencia fue un teatro se equivocan".

Powell ha mantenido que esa cita fue "la culminación de muchos años de trabajo" en los que "fue muy duro establecer lo acordado" y, si bien ETA respondió afirmativamente "y no ha vuelto" a su actividad violenta, el hecho de que el Gobierno el PP no estuviera "dispuesto" a negociar hizo que el proceso durara "mucho más" porque fue "como volar con una sola ala".

Ha opinado además que cuando se pone fin a un conflicto "es importante que no haya ganadores ni perdedores", una afirmación por la que, como ha recordado, ya fue muy criticado en aquel momento.

Brian Currin, por su parte, ha señalado que por aquel entonces "la negativa del Gobierno español a participar en las conversaciones "hizo que el proceso de paz fuera unilateral".

Un factor que, según ha comentado, distingue el "proceso de paz vasco de otros" y hace que los "méritos" de que llegara a buen puerto hayan sido "totalmente del pueblo vasco que quería seguir adelante" con él.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente