El partido prokurdo de Turquía, reprimido como nunca, en riesgo de prohibición

Raziye AKKOC
·3 min de lectura

El principal partido prokurdo de Turquía, que lleva años bajo presión, se juega su supervivencia en un proceso judicial inminente que podría llevar a su prohibición, en un momento en el que el presidente Recep Tayyip Erdogan busca reforzarse de cara a las elecciones.

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la tercera agrupación política del país, se enfrenta a una implacable represión desde 2016, cuando su carismático líder, Selahattin Demirtas, fue encarcelado.

Pese a las críticas occidentales, el gobierno turco ha aumentado el número de detenciones y destituciones de cargos electos del HDP en los últimos años, sustituyendo, por ejemplo, a casi todos los 65 alcaldes prokurdos por administradores públicos.

Pero ahora el futuro del partido parece estar amenazado después de que el más alto tribunal de Turquía abriera una investigación la semana pasada, tras intensificar Erdogan sus ataques contra el HDP.

La investigación, llevada a cabo por un fiscal del Tribunal de Casación, podría desembocar en un juicio en el que el HDP sería prohibido si se descubre que está implicado en "actividades terroristas".

El jefe de Estado turco acusa al HDP de ser el "escaparate político" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo clasificado como "terrorista" por Ankara y sus aliados occidentales.

El HDP rechaza esta acusación, afirmando que es víctima de la represión por su férrea oposición al presidente turco.

- Erdogan "acorralado" -

El anuncio de una investigación contra el HDP se produjo después de que el socio de coalición de Erdogan, Devlet Bahçeli, líder del Partido de Acción Nacionalista (MHP), de extrema derecha, pidiera repetidamente el cierre del partido.

Tras una fallida intervención militar para rescatar a 13 rehenes del PKK en Irak, que se saldó con la muerte de todos los prisioneros a mediados de febrero, Erdogan y Bahçeli han incrementado sus ataques contra el HDP.

Además de la apertura de la investigación, el Parlamento turco comenzó en febrero a considerar el levantamiento de la inmunidad de 20 diputados prokurdos.

Aunque Bahçeli encabeza los llamamientos para el cierre del HDP, la medida podría servir a Erdogan, que teme perder el control del Parlamento en las próximas elecciones, según los expertos.

Las últimas encuestas muestran que la popularidad de la alianza de Erdogan con Bahceli se está erosionando, en medio de problemas económicos agravados por la pandemia de coronavirus.

"El gobierno está acorralado (...) y no sabe qué hacer para invertir esta tendencia", afirma Galip Dalay, investigador asociado de la Robert Bosch Academy de Berlin y del centro de reflexión Chatham House de Londres.

"Si Erdogan piensa que prohibir el HDP le servirá mejor para buscar una fórmula ganadora, no creo que le cueste mucho hacerlo", apunta.

Muchos grupos prokurdos fueron cerrados en el pasado, como el Partido de la Democracia Popular (Hadep) en 2003, acusado de vínculos con el PKK.

"¿Dejaremos de hacer política si prohíben nuestro partido? Por supuesto que no. Hay varias alternativas", dijo a la AFP la copresidente del HDP, Pervin Buldan.

bur-raz/zak/ezz/pc/me