El partido gobernante clama victoria en las elecciones de Georgia y la oposición denuncia fraudes

·3 min de lectura

El partido gobernante en Georgia reivindicó este domingo su victoria, un día después de unas elecciones municipales marcadas por las acusaciones de fraude y el arresto, a su retorno del exilio, del expresidente y opositor Mijail Saakashvili.

Tras el recuento de casi todos los colegios electorales, la formación Sueño Georgiano había obtenido el 47% de los votos, seguida del Movimiento Nacional Unido (MNU), fundado por el expresidente Mijail Saakashvili, con el 30,61% de los votos, según datos de la Comisión Electoral.

Los partidos de la oposición, reunidos, recabaron el 53% de los sufragios y varios de ellos denunciaron casos de fraude, unas acusaciones compartidas por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

La votación quedó empañada "por acusaciones generalizadas y recurrentes de intimidación, de compra de votos y presiones sobre los candidatos y los electores", afirmaron el domingo los observadores de la OSCE durante una rueda de prensa en la capital, Tiflis.

En un comunicado difundido previamente, Sueño Georgiano, fundado por el multimillonario Bidzina Ivanishvili, el principal rival de Saakashvili, afirmó que la votación del sábado se realizó siguiendo "los máximos criterios democráticos".

Su dirigente, Irakli Kobakhidze, reivindicó una victoria "decisiva".

"Los partidos políticos radicales y revanchistas sufrieron un desaire merecido por parte de la sociedad georgiana", afirmó en un comunicado, ensalzando una "victoria para la paz y la estabilidad".

En varias ciudades importantes, como la capital, Tiflis, se realizará una segunda vuelta el 30 de octubre.

- "Intimidaciones" -

La campaña electoral estuvo marcada por el arresto, el viernes, de Mijail Saakashvili, principal opositor georgiano y presidente del país de 2004 a 2013, que regresó a su país tras ocho años de exilio, en los que emprendió una agitada segunda carrera política en Ucrania.

El domingo, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, afirmó que ejercería presión para que Saakashvili, de 53 años, sea autorizado a regresar a Ucrania. Este último perdió la nacionalidad georgiana y tiene pasaporte ucraniano.

El exdirigente está acusado por la justicia por "abuso de poder", un caso que él considera político y por el que ya fue condenado en rebeldía a seis años de prisión en 2018.

Desde su celda, anunció que hará huelga de hambre.

Georgia está sumida en una crisis política desde que la oposición denunció fraudes masivos en las elecciones legislativas de octubre de 2020, que ganó por poco el partido en el poder.

En mayo, tras una mediación de la Unión Europea, Sueño Georgiano había aceptado organizar elecciones legislativas anticipadas si obtenía menos del 43% de los votos en las elecciones del sábado. Pero en julio se retractó, lo que enfadó enormemente a la oposición.

Como en las legislativas de 2020, las formaciones de la oposición denunciaron casos de fraude.

Guiorgi Baramidze, un dirigente del MNU, declaró a la AFP que su partido constató "intimidaciones de electores y compras de votos antes de las elecciones, y votos múltiples el día de los comicios" y prometió que utilizaría "todos los medios legales para que se anule esta farsa".

im-rco/lpt/jvb/eg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente