Partido de Aung San Suu Kyi parte como favorito en legislativas de Birmania

·3 min de lectura
La exícono de la paz Aung San Suu Kyi vota en un colegio electoral de Naypyidaw, en Birmania, el 29 de octubre de 2020

Partido de Aung San Suu Kyi parte como favorito en legislativas de Birmania

La exícono de la paz Aung San Suu Kyi vota en un colegio electoral de Naypyidaw, en Birmania, el 29 de octubre de 2020

El partido de la exícono de la paz Aung San Suu Kyi, muy criticada por la comunidad internacional pero también aún muy admirada por sus conciudadanos, parte como favorito para conservar el poder en las legislativas del domingo en Birmania, cuya legitimidad ya se cuestiona.

Con cerca de 60.000 casos de coronavirus y más de 1.300 decesos, la situación de este país con un muy frágil sistema de salud es una de las más preocupantes del sudeste asiático. Muchas voces han exhortado en vano para que se posterguen los comicios a los que están convocados 37 millones de electores.

Aunque estos pedidos fueron desoídos, las autoridades sí permitieron que las personas de más de 60 años pudiesen votar de manera anticipada. 

La propia Aung San Suu Kyi, de 75 años, fue a votar el 29 de octubre luciendo una mascarilla con los colores de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND).

En 2015, su partido obtuvo una victoria aplastante, pero se vio forzado a compartir el poder con el aún todopoderoso ejército, que controla tres ministerios claves (Interior, Defensa y Fronteras) y al que la Constitución garantiza el 25% de las bancas en el parlamento.

El triunfo de la LND en las elecciones del domingo, las segundas desde la disolución de la junta militar en 2011, sería menos amplio.

Hay tres razones para esto: la ampliación del abanico político, con el surgimiento de decenas de nuevos partidos; el fracaso de "la dama de Rangún", apodo de Suu Kyi, para lograr la paz con varias minorías rebeldes; y su pobre desempeño en materia de salud y lucha contra la pobreza.

- ¿ Presidenta de facto? -

Los resultados oficiales no se conocerán hasta varios días después de las elecciones.

Una vez investidos, los parlamentarios procederán a la elección del presidente birmano.

La Constitución impide a Aung San Suu Kyi aspirar a ese cargo porque se casó en el extranjero. Podría ser nombrada "consejera especial de Estado", un puesto creado a su medida para permitirle dirigir de pacto el país.

Aún muy querida en Birmania, sobre todo entre la mayoría étnica de los bamar, la premio Nobel de la paz 1991 cayó de su pedestal fuera de las fronteras del país.

Suu Kyi se convirtió en una paria en el escenario internacional tras ser acusada de pasividad en el drama de los musulmanes rohinyás, una etnia del noroeste del país que desde 2017 se ha visto forzada a un exilio masivo a raíz de los excesos del ejército. Centenares de miles de rohinyás se han refugiado en Bangladés.

Esta crisis hizo que Birmania fuera acusado de "genocidio" ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), la más importante instancia judicial de la ONU. 

Aung San Suu Kyi viajó a La Haya, sede del tribunal, para negar las presuntas "intenciones de genocidio" por parte del gobierno.

- Privados de elección -

Hay voces que cuestionan la credibilidad de la elección.

El voto fue anulado por razones de seguridad en una gran parte del estado de Rakáin (noroeste), donde los enfrentamientos entre los militares y un grupo rebelde se intensificaron en los últimos dos años.

Para algunos es una forma de acallar a los partidos étnicos que podían imponerse en la región.

A los cerca de 600.000 musulmanes rohinyás que permanecieron en el país, de los cuales la mitad tiene edad para votar, se les niega la ciudadanía birmana y no podrán ir a las urnas.

En total, casi dos millones de personas, sobre un total de 37 millones de electores, están inhabilitadas para votar, una situación que podría alimentar los conflictos armados, advierten los expertos.

Tras la disolución de la junta "hubo mucha esperanza de que el espacio cívico se abriera a todos", afirma Shamini Darshni Kaliemuthu, directora ejecutiva de la oenegé Forum-Asia.

"La exclusión de las comunidades más vulnerables" en la elección del domingo muestra que "la promesa de la democracia no se materializó" a pesar de la llegada al poder de Aung San Suu Kyi. 

bur-sde/cn/mar/bl