Cómo es posible que un parque temático de la historia de España venda entradas como rosquillas

Margarita Lázaro
Inauguración del Puy du Fou el 30 de agosto de 2018.

Un parque temático de la historia de España. No parece, a priori, el mejor reclamo para vender entradas. Sobre todo porque los españoles no le dan demasiado importancia a la asignatura de Historia: es la cuarta en relevancia según el barómetro del CIS de diciembre de 2016. Si a esto le añadimos que lleva nombre francés y que ese nombre no tiene ningún sentido para un español, el éxito se presenta complicado. 

Pero una cosa es lo que uno piensa y otra, la realidad. Los datos desmontan la teoría. El sueño de Toledo, nombre del primer espectáculo (y hasta ahora único) del Puy du Fou español, ha conseguido batir todos los récords de ventas. En menos de 48 horas agotó las 60.000 entradas de la primera temporada (del 30 de agosto al 26 de octubre) y tuvo que programar una nueva actuación para el 4 de octubre. Y no sólo eso. Dos días después de abrir la venta de localidades para la temporada primavera/verano 2020 y sin haber hecho promoción ya había vendido más de 3.000 entradas. Ese regreso será el 8 de abril, miércoles de Semana Santa, y se prolongará hasta el 24 de octubre.

“Me esperaba el éxito porque tenemos la referencia del parque francés, pero agotar en dos días fue una gran sorpresa y una gran alegría”, cuenta Erwan de la Villéon, consejero delegado del Puy Du Fou España, a El HuffPost Life. El asombro es comprensible si se tiene en cuenta la crisis que atraviesa el sector de los parques temáticos desde hace más de una década.

Claro que Puy du Fou no tiene nada que ver con esos gigantescos parques llenos de atracciones y tiendas de comida rápida. Por mucho que este espacio a 10 kilómetros de Toledo ocupe 55 hectáreas y que tenga una zona de restauración a la que llaman El Arrabal, el Puy du Fou es por ahora un único espectáculo nocturno de unos 80 minutos que recorre más de 1.500 años de historia a velocidad de vértigo. Sin apenas tiempo...

Sigue leyendo en El HuffPost