Parler, Newsmax, Rumble: los fieles de Trump se vuelcan a plataformas "alternativas"

Rob Lever, con Daniel Hoffman en New York
·4 min de lectura
La derecha conservadora estadounidense ha estado migrando en masa desde hace varios días a los llamados sitios "alternativos", como Parler

Parler, Newsmax, Rumble: los fieles de Trump se vuelcan a plataformas "alternativas"

La derecha conservadora estadounidense ha estado migrando en masa desde hace varios días a los llamados sitios "alternativos", como Parler

Convencida de que a Donald Trump le robaron las elecciones e irritada por la moderación de los mensajes del presidente republicano por parte de Twitter y Facebook, la derecha conservadora de Estados Unidos ha estado migrando en masa desde hace varios días a las llamadas plataformas "alternativas".

El principal beneficiario de este fenómeno es la red social Parler, cuya aplicación ha sido descargada más de 3 millones de veces de las tiendas online de Apple y Google desde las elecciones, y ha sido instalada 7,3 millones de veces desde su lanzamiento, según el sitio especializado SensorTower.

El canal de televisión de extrema derecha Newsmax -alabado por Trump- y redes sociales como MeWe o Rumble, también se han beneficiado de esta migración.

Ninguna de estas plataformas filtra los contenidos considerados engañosos o falsos, y los usuarios afirman en ellas, sin pruebas, que hubo fraudes electorales masivos en numerosos estados clave para poner en desventaja al presidente, que no logró obtener un segundo mandato en las elecciones del 3 de noviembre.

Estas redes ya no son exclusivas de las franjas extremistas, sino que también atraen a voces conservadoras más tradicionales, frustradas por las grandes plataformas, explica Bret Schafer, especialista en desinformación de la oenegé Alliance for Securing Democracy.

"No es la primera vez que se observan migraciones cuando los gigantes de las redes sociales toman medidas más severas", dice el experto, al subrayar que, "esta vez, sin embargo, parece un poco diferente".

Algunos legisladores republicanos han abierto cuentas en Parler, al igual que el equipo de campaña de Trump, que ahora emite algunos comunicados de prensa sobre la aplicación.

- Dinámica clara -

"Todavía no sabemos si se trata de una protesta simbólica contra Twitter y Facebook o si (la estrategia) será más seria y duradera", plantea Daniel Kreiss, profesor del Centro de Tecnología de la Información de la Universidad de Carolina del Norte.

"Pero la dinámica es clara: los conservadores están enfadados por la moderación de los contenidos, especialmente los del presidente", señala.

La política "laissez faire" que han aplicado las principales redes sociales durante años hace que muchas voces conservadoras se pregunten por qué Facebook y Twitter han cambiado repentinamente de parecer, dice Kreiss.

Como resultado, Parler se vio propulsado a la cabeza de la lista de aplicaciones más descargadas en la tienda online de Apple.

"Muchas personas que tienen cuenta en Parler ya no están satisfechas con Facebook y Twitter debido a la censura de la 'Big Tech' y a la deshonestidad de los medios", escribió una usuaria de la aplicación en la sección de comentarios de App Store.

"Parler es todavía incipiente, pero acogerá a más y más conservadores", predijo.

Al convertirse en espacios centrales para el debate político, Twitter y Facebook están teniendo grandes dificultades para mantener un equilibrio entre la moderación de los contenidos manipuladores y potencialmente perjudiciales, y la libertad de expresión de opiniones diversas y variadas.

Para algunos líderes de la sociedad civil, la falta de salvaguardias en sitios como Parler -donde se pueden difundir libremente mensajes racistas y antisemitas o amenazas de muerte- es problemática.

"Gigantes como Apple y Google tienen una verdadera responsabilidad y deberían cuestionarse sobre lo que dejan pasar al alojar una aplicación como Parler en sus tiendas online", estima Eric Naing, jefe de comunicación de la organización Muslim Advocates.

- Impacto limitado -

Para Daniel Kreiss, la creciente popularidad de las redes "alternativas", tanto de izquierda como de derecha, es una señal de extrema polarización en internet, lo cual "no es bueno para el discurso cívico".

Esta división amenaza la capacidad de mantener conversaciones sensatas sobre asuntos de interés público, que son necesarias para el buen funcionamiento de una democracia.

"En la medida en que se demoniza al bando contrario, quienquiera que sea, se hace más difícil considerar legítimo el resultado de las elecciones", dice el académico.

Sin embargo, el impacto de estas redes sigue siendo limitado, según varios especialistas, que señalan que las principales plataformas mantienen su hegemonía en línea.

Facebook y Twitter tienen tecnologías mucho más avanzadas que sitios como Parler, cuya aplicación parece tener múltiples fallas técnicas, según los comentarios de algunos usuarios frustrados.

Además, aunque muchos funcionarios conservadores se han unido a Parler, la gran mayoría sigue usando Twitter.

"Necesitan ir adonde está el público en general", asegura Kreiss.

bur-rl-dho/sdu/yo/lda