Parlamento francés rechaza moción de censura contra la primera ministra, Elisabeth Borne

·4 min de lectura
© Alain Jocard, AFP

Los legisladores franceses desestimaron una moción de censura contra la primera ministra, solicitada por la coalición de izquierda NUPES. Esto se produjo en un momento en que el mandatario está bajo presión tras señalamientos de haber apoyado a la aplicación Uber cuando era ministro de Economía, de 2014 a 2016.

Este lunes 11 de julio, la primera ministra de Francia, Elisabeth Borne, superó con holgura la moción de censura presentada contra ella por la alianza de izquierdas Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES).

El recuento oficial de votos mostró que solo 146 legisladores de los 577 diputados de la Asamblea Nacional votaron a favor de la moción, lejos de los 289 sufragios necesarios para precipitar la caída del gobierno.

Si bien Borne es la jefa de un gobierno en minoría, contó con el apoyo de algunos partidos de la oposición que también están en contra de los izquierdistas y que no se unieron a ellos en la votación, como el partido conservador Los Republicanos y el ultraderechista Agrupación Nacional de Marine Le Pen.

Borne fue nombrada en mayo como primera ministra de Francia por el presidente Emmanuel Macron un mes antes de las elecciones parlamentarias en las que el partido centrista en el poder perdió su mayoría, por lo que ya no puede contar con la Cámara baja para sellar su agenda de reformas.

Ahora, Macron y su Gobierno se ven obligados a negociar la legislación proyecto por proyecto, lo que le quita cierto control del proceso.

La votación se produjo en un momento en que los críticos de Macron en el Parlamento cuestionan sus estrechas relaciones con Uber y los grupos de presión empresariales después de que una investigación de los medios internacionales revelara detalles de sus conversaciones con los ejecutivos de Uber cuando Macron era ministro de Economía de Francia.

Acusaciones contra Francia Insumisa

Durante el debate, que duró alrededor de tres horas, la primera ministra francesa acusó a Francia Insumisa (LFI), de malgastar el tiempo parlamentario.

"Señoras y señores, hoy podríamos estar trabajando por el bien de los franceses", dijo Borne al Parlamento antes de la votación, pero "en lugar de eso, estamos debatiendo una moción de censura que se basa en mis supuestas intenciones, y que se interpone en el trabajo del Parlamento y, por tanto, en el deseo del pueblo francés".

Para Borne, la moción de censura fue una "táctica política" por parte de los legisladores que están "enfadados con la historia" porque ya no están en el poder.

Por su parte, la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, quien perdió ante Macron en las dos últimas elecciones presidenciales francesas y firme opositora de los izquierdistas, denunció la moción de censura como una maniobra política destinada a "hacer que la Quinta República se desmorone".

Aún así, Le Pen aseguró que su partido Agrupación Nacional, el mayor partido de la oposición de derechas con 89 escaños en el Parlamento, utilizará "todo el poder disponible que tenemos contra el gobierno".

Entretanto, Ariane Bogain, de la Universidad de Northumbria, consideró que la moción tenía como finalidad demostrar que NUPES, coalición política a la cual pertenece LFI, es “la única oposición real a Macron”.

Las filtraciones de Uber ejercen presión sobre Macron

La votación del lunes se produjo en un momento en el que el presidente francés se encuentra bajo presión para explicar las acusaciones de las investigaciones de un consorcio de medios de comunicación, entre los que se encuentra el periódico francés 'Le Monde', que afirman que mantuvo varias reuniones no declaradas con ejecutivos de la aplicación de taxis Uber cuando fue ministro de Economía de 2014 a 2016.

Según los informes, un "acuerdo secreto" implicaba la promesa de Macron de ayudar a Uber a eludir la legislación introducida en 2014, que pretendía regular los nuevos servicios de taxi basados en aplicaciones.

Los señalamientos alimentaron la ira de los críticos de Macron. El legislador del Partido Comunista Fabien Roussel afirmó que Francia tiene "un presidente de la república que quiere imponer un modelo (empresarial) americano".

Pero los aliados de Macron rechazan las acusaciones de que haya hecho algo malo.

"Es sorprendente que el país se ofenda porque el ministro de Economía se haya reunido con los empresarios", dijo Aurore Berge, líder del partido Renacimiento de Macron, en el Parlamento.

Entretanto, Alexis Corbière, del partido Francia Insumisa, ha pedido una investigación parlamentaria sobre las filtraciones. Indicó que considera "muy grave la idea de que con" el supuesto pacto secreto, "el señor Macron desreguló la regulación del sector del taxi".

Uber opera en Francia desde 2011. Su aparición desató un furioso rechazo por parte de los sindicatos de taxistas franceses y años de batallas legales sobre regulaciones y protecciones para sus conductores.

Con AP, AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente