El Parlamento Europeo reclama la suspensión de fondos y medidas legales contra Hungría con la abstención de (casi todo) el PP

·3 min de lectura
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El pleno del Parlamento Europeo ha ratificado por abrumadora mayoría su “firme condena” a ley húngara contra el colectivo LGTBIQ en el marco de una norma contra la pederastia y la protección del menor, con la mayoritaria abstención del PP y el voto en contra de Vox.

La Eurocámara reclama acciones legales contra el Gobierno de Viktor Orban, entre las que defiende que no se destinen fondos europeos a proyectos que violan los derechos fundamentales. Entre ellos recogen una ley que prohíbe toda representación de la homosexualidad en escuelas y programas de televisión, publicidad y otros formatos para menores de 18 años.

El texto ha salido adelante 459 votos a favor, 147 en contra y 58 abstenciones. Solo uno de los eurodiputados del PP ha apoyado la iniciativa. Ha sido Esteban González Pons, que ha dado su ‘sí’ como ha hecho la mayoría del Partido Popular Europeo. En contra han votado el grupo de Conservadores y Reformistas, incluido Vox, y los ultraderechistas de Identidad y Democracia (ID)

Los eurodiputados ven en la norma anti LGTBIQ “un ejemplo intencionado y premeditado más del desmantelamiento gradual de los Derechos fundamentales en Hungría”, según el texto adoptado por el pleno reunido en Estrasburgo (Francia).


En el texto, la Eurocámara alerta de que las acciones patrocinadas por el Estado contra el colectivo LGTBIQ y otras campañas de desinformación no son un hecho aislado sino que se han convertido en herramientas habituales para imponer “censura política” en el país.

Los eurodiputados temen que esta sucesión de lo que llaman “violaciones de los Derechos Humanos” forme parte de una agenda política más amplia con la que el líder radical busca el “desmantelamiento de la democracia y del Estado de derecho”, por lo que debería considerarse una “violación sistemática” de los valores de la UE.

El documento aprobado por la Eurocámara señala la alarma ante prácticas como la modificación de la Constitución para especificar que “la madre es una mujer y el padre es un hombre” o la prohibición de facto del reconocimiento jurídico del género para las personas transgénero e intersexuales.

Ante esta situación, el pleno del Parlamento europeo expresa su compromiso firme con la defensa de los derechos de los niños y recalca que la tolerancia, la aceptación y la diversidad deben ser principios rectores a la hora de asegurar el respeto del interés superior de los menores.

La Eurocámara pide medidas cautelares al TJUE

Por todo ello, los eurodiputados reclaman medidas legales urgentes para proteger los derechos de los europeos en Hungría, incluido la petición de medidas cautelares al Tribunal de Justicia de la UE y la imposición de sanciones si persiste el incumplimiento.

También piden a los Estados miembros que lleven el caso ante el Tribunal si la Comisión no actúa, y plantean la presentación de una demanda inter-estatal ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Finalmente, la Eurocámara defiende que la situación en Hungría permite actuar en el marco de la condicionalidad que prevé el presupuesto europeo para congelar fondos en caso de que el país receptor vulnere el Estado de derecho y pone en duda que el plan de recuperación presentado por Budapest para recibir ayudas del fondo postCovid respete las reglas de la UE.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente