El Parlamento británico da luz verde a reescribir el Protocolo para Irlanda del Norte

·3 min de lectura
El Parlamento británico da luz verde a reescribir el Protocolo para Irlanda del Norte

El plan del primer ministro Boris Johnson ha superado su primer obstáculo. Este lunes, la Cámara de Comunes ha votado a favor de reescribir el controvertido Protocolo para Irlanda del Norte, establecido en el acuerdo del Brexit.

Una iniciativa que la Unión Europea (UE) advierte es "ilegal" y podría desencadenar una guerra comercial.

El proyecto de ley pasó su primer escrutinio con 295 votos a favor y 221 en contra. Pero el debate previo en la cámara reveló las discrepancias tanto desde la oposición como desde la propia bancada de Johnson.

Londres asegura que el pacto genera demasiadas fricciones económicas y sociales, a pesar de que  no ha llegado a aplicar una parte de los controles aduaneros que se había comprometido a poner en marcha hace 19 meses.

Preocupación por la reputación de Reino Unido

Algunos diputados "tories", incluida la ex primera ministra Theresa May, cargaron contra los planes de su Ejecutivo al argumentar que socavan tanto la legalidad internacional como la reputación del Reino Unido, que firmó en 2019 un tratado del que ahora reniega al considerar que provoca demasiadas fricciones políticas y económicas.

"Al pensar en este proyecto de ley, en realidad empecé haciéndome tres preguntas. En primer lugar, ¿considero que es legal según el derecho internacional? En segundo lugar, ¿conseguirá sus objetivos? Y tercero, ¿mantendrá al menos la posición del Reino Unido a los ojos del mundo? Y mi respuesta a estas tres preguntas es no", sentenció May.

El también conservador Simon Hoare, presidente del comité de los Comunes para Irlanda del Norte, recalcó asimismo su "enorme preocupación sobre la legalidad" del proyecto de su Gobierno.

Con todo, Johnson evitó que ese conato de revuelta interna hiciera descarrilar la ley en su primera prueba parlamentaria. La votación de hoy allana el camino para las siguientes fases en los Comunes, aunque persiste el temor a que la Cámara de los Lores (Alta), donde el Ejecutivo no tiene mayoría, trate de modificar o frenar la legislación.

Por su parte, la ministra de Exteriores, Liz Truss, insistió durante el debate de hoy en que su proyecto es "legal" y "necesario" para mantener la estabilidad en Irlanda del Norte.

A grandes rasgos, el protocolo exige que las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde el resto de Reino Unido deben seguir los controles aduaneros que cumplen los productos que se dirigen a la Unión Europea.

Esto crea una especia de frontera aduanera que hace mantener a Irlanda del Norte en la órbita del bloque comunitario.

¿Qué puede ocurrir si la iniciativa de Johnson sigue adelante?

Si el texto sale adelante, el Gobierno tendrá competencias, según la legislación británica, para limitar los controles aduaneros pactados con Bruselas y anular el papel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) como última instancia para disputas comerciales en la región, que continúa integrada en el mercado comunitario.

También tendrá libertad para aplicar subsidios y desgravaciones fiscales en Irlanda del Norte, que según los acuerdos debe cumplir las reglas europeas para evitar competencia desleal con el resto del mercado, así como para que las empresas norirlandesas puedan prescindir de los estándares comunitarios si sus productos no están destinados a la UE.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente