Parkinson: no es sólo una enfermedad de mayores

También puede afectar a personas jóvenes y muchos síntomas que no tienen que ver con los temblores

Ojo con los fallos de memoria y los trastornos de sueño, detrás puede haber algo serio. (Foto: Getty Images)

Acaba de celebrarse el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson, la segunda patología neurodegenerativa más numerosa en afectados en España tras el Alzheimer. Hay muchas lagunas sobre ella, por  eso queremos recordarte, con la ayuda de los expertos en el tema, algunas de las cosas más curiosas e importantes de esta enfermedad aún tan desconocida.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que existen actualmente entre 120.000 y 150.000 personas afectadas por esta enfermedad, una cifra que se duplicará en 20 años y se triplicará en 2050 debido al progresivo envejecimiento de la población.   

La enfermedad se asocia con problemas de movimiento. (Foto: Getty Images)

Cada año se detectan en España unos 10.000 nuevos casos de Parkinson y aunque el mayor número se diagnostica cuando los pacientes tienen entre 60 y 70 años, un 2% de los mayores de 65 años y 4% mayores de 85 años padecen Parkinson en España, no es una enfermedad exclusiva de las personas mayores. De esos 10.000 nuevos casos, unos 1.500 se detectan en pacientes que no superan los 45 años.

Se tarda en reconocer entre 1 y 5 años desde que aparece el primer síntoma hasta ser diagnosticados, incluso algunos enfermos de Parkinson en realidad tienen otra enfermedad pero es difícil diferenciarla de otras que cursan con trastornos del movimiento o temblor, tan características de esta patología. 

Las depresiones y alucinaciones de Robin Williams podrían tener que ver con la ‘demencia de cuerpos de Lewy’, la tercera causa más común de demencia, en lugar de Parkinson. (Fotos: Getty Images)

Se suele acudir al neurólogo cuando hay una manifestación motora y han pasado varios años desde el inicio de la enfermedad, pero según cuenta el Dr. José Matías Arbelo González, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de Movimiento de SEN: “ Hay que tener en cuenta que  un paciente con Parkinson puede desarrollar, entre 5 y 15 años antes del comienzo de los síntomas motores, muchos trastornos no relacionados con la motricidad”.

Entre ellos destaca la depresión, la primera manifestación, pero también puede manifestarse problemas de memoria, estreñimiento, pérdida de olfato, alteraciones urinarias, disfunción sexual y trastornos del sueño.

“Afortunadamente el Parkinson es una enfermedad que tiene un periodo en el que la respuesta al tratamiento farmacológico es excelente, por eso es importante detectar la enfermedad a tiempo, para iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible”, destaca el Dr. José Matías Arbelo. 

Hay síntomas insospechados de Parkinson como la rosácea, debido a una enzima (metaloproteinasa) presente en ambos padecimientos que rompe tejidos de piel y causa daños neurodegenerativos (Foto: Getty Images)

“Y aunque es verdad que llega un momento en el que se producen complicaciones, es entonces cuanto intervienen otros tipo de tratamientos como las terapias alternativas, la cirugía o las terapias con perfusores, gracias a los cuales la calidad de vida de los enfermos ha mejorado sustancialmente en los últimos 20 años”, añade el experto.

Actualmente, en dos hospitales españoles ya se ha empezado a aplicar una nueva tecnología mediante utilización de ultrasonidos de alta precisión a nivel cerebral para el control del temblor esencial, que se aplica unilateralmente. No requiere intervención quirúrgica y con buenos resultados, es posible que dicha tecnología pueda evolucionar y ser aplicable en un futuro próximo en cierto tipo de pacientes de Parkinson, principalmente en los que cursan con temblor refractario.  

Helen Mirren, la última celeb en hacer público su Parkinson: “Un proceso lento con el que es difícil de convivir” . (Foto: Getty Images)

Además, existen varias líneas de investigación, uno de los grandes retos está en el desarrollo de marcadores predictivos para detectar la enfermedad, el desarrollo de nuevos fármacos que actúen por diferentes vías, o el desarrollo de terapias génica, que puede considerarse como terapia del futuro en el tratamiento de la enfermedad.

“Aunque todavía estamos lejos de poder curar esta enfermedad, es una de las enfermedades neurológicas con mayor expectativa de futuro en cuanto al desarrollo de líneas de investigación de nuevos fármacos o terapia celular que nos ayude a modificar el curso de la enfermedad en un futuro cercano”, concluye el Dr. José Matías Arbelo.