Una pareja lleva más de un mes viviendo en el coche con su hijo y sus dos perros

M. J. Arias
·2 min de lectura

De origen polaco y residentes en España desde hace dos décadas, Roberto e Inés llevan seis semanas con su coche como único techo bajo el que cobijarse. La pandemia del coronavirus le dejó a él sin trabajo y, sin ingresos para poder pagar el alquiler, no les ha quedado más remedio que mudarse al vehículo. Con el poco dinero que entra en la familia y la ayuda de los vecinos de Aluche, su barrio en Madrid, sobreviven como pueden junto a su hijo de 18 años y sus dos perros, como han comentado a la Cadena Cope.

Todas sus pertenencias están almacenadas en el maletero del coche en el que viven desde hace seis semanas. (Foto: Getty Images)
Todas sus pertenencias están almacenadas en el maletero del coche en el que viven desde hace seis semanas. (Foto: Getty Images)

Según ha contado el propio Roberto a la citada emisora de radio, en este tiempo les han ofrecido algunas soluciones habitacionales para que puedan dejar de dormir en el coche. Sin embargo, estas implicarían tener que separarse de sus mascotas, algo que no están dispuestos a hacer. “Los perros son dos miembros más de la familia y no vamos a dejarles abandonados en una perrera”, comenta.

La situación para esta familia es complicada porque, además del problema de la vivienda, la búsqueda de trabajo por parte de Roberto no es sencilla y el empleo de limpiadora de Elena no es suficiente. Él se pasa la mañana al teléfono intentando encontrar algo, pero sus problemas de salud (padece dos hernias) le limitan las opciones. Es albañil y su especialidad son las reformas, aunque no puede hacer frente a grandes obras. Además, cuentan en la Cope, también tiene experiencia como conserje.

En 20 Minutos mencionan que, además de las soluciones habitacionales descartadas, desde los Servicios Sociales les llega una prestación de 100 euros mensuales. Estos días están durmiendo en un local que les ha cedido un vecino. Para evitar que tengan que volver al coche, sus vecinos han abierto una cuenta para que quienes quieran ayudarles puedan hacerles donativos con los que poder salir adelante y volver a alquilar una vivienda.

El hijo de la pareja, de 18 años, está estudiando un grado de formación profesional en mecánica y sigue acudiendo al instituto cada día. Allí le permiten ducharse y puede comer caliente, pero cuentan que no ha dicho nada de las condiciones en las que vive desde hace seis semanas con su familia porque le da vergüenza.

“Se echa de menos una cama y un lugar más caliente donde dormir”, reconoce Roberto, que espera que pronto puedan recuperar su vida antes de que la pandemia le dejase sin trabajo y sin techo. De momento, siguen aparcados con su vehículo cerca del aeródromo de Cuatro Vientos y sus pertenencias están todas almacenadas en el maletero.

EN VÍDEO | Tiroteo en Zaragoza: la Policía abate a un hombre acusado de encañonar a varios viandantes