Pareja intenta celebrar una boda fastuosa en una mansión que no era suya... y el dueño aparece

·2 min de lectura
Decoraciones para una boda/Getty Creative
Decoraciones para una boda/Getty Creative

Courtney Wilson y Shenita Jones planearon su boda en un escenario idílico: una mansión de $ 5.7 millones de dólares en Southwest Ranches, en el suroeste de Florida. La casa tenía todo: una bolera, piscina con cascada, jacuzzi, canchas de tenis, una glorieta y un bar de 240 metros. Solo había un pequeño problema: los novios no eran los propietarios ni tenían permiso para casarse allí.

Y cuando los vio, el dueño de la propiedad, Nathan Finkel, quien vive en una casa adyacente a la vivienda principal, llamó a la policía.

"El tipo pensó que era una casa vacía y no se dio cuenta de que Nathan vivía en la propiedad en una casa diferente", dijo al diario Sun Sentinel Keith Poliakoff, un abogado de Southwest Ranches. "Este tipo no tenía idea de que vivía allí. ¿Sabes la conmoción que debió haber en su rostro cuando apareció en la puerta y el dueño estaba en casa?".

De acuerdo con el diario, la mansión ha estado a la venta desde hace dos años. Wilson se había hecho pasar por un comprador potencial y recorrió los 16,313 pies cuadrados (unos 1.500 metros cuadrados), para tener una idea clara de cómo es la casa de nueve habitaciones y 15 baños y la piscina y mirador.

Le negaron el permiso... pero les dio lo mismo

Wilson le había preguntado a Finkel si podía usar la propiedad de 7.5 acres para su boda, pero este se negó, según Poliakoff.

Aun así, la pareja mantuvo sus planes y envió una invitación, a la que tuvo acceso el Sun Sentinel. La tarjeta indicaba que la boda y la recepción estaban programadas desde las 3:30 p.m. hasta las 2:30 a.m del 17 de abril. La invitación aseguraba además que la recepción sería "una maravillosa noche de celebración, exquisito banquete y baile en nuestra extravagancia real" y que se ofrecería un desayuno abundante a la mañana siguiente en la propiedad.

En la mañana de ese día, cuando Finkel vio llegar a Wilson con otra persona, llamó a la policía.

"Me siguen acosando, llamándome, y dicen que van a celebrar una boda aquí y que es el mensaje de Dios", dijo Finkel en una llamada al servicio de emergencias 911 obtenida por el programa televisivo "Good Morning America". "No sé qué está pasando. Todo lo que quiero es que se detenga".

La policía conminó a Wilson a retirarse del lugar, lo cual hizo. No se presentaron cargos.

Se desconoce si la pareja llegó a casarse después.

También te puede interesar:

VIDEO | Increíble lo que le roban a un auto en CDMX en menos de 2 minutos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente