Paran el último reactor de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia

·1 min de lectura

Zaporiyia enfría el último reactor que quedaba operativo después de que lo desconectaran. El objetivo es evitar una catástrofe radiactiva si la central nuclear se queda sin suministro eléctrico debido a los bombardeos.

Hace una semana la planta se quedó sin su última fuente de energía externa y siguió funcionando a una capacidad críticamente baja para mantener la refrigeración crucial del reactor.

Después de que una de las líneas eléctricas haya sido restaurada, los técnicos ucranianos que operan la central, han aprovechado para apagar el último reactor y evitar así un desastre mayor.

Un riesgo que sigue siendo alto porque si la central se queda sin suministro, los generadores diesel de emergencia solo tienen combustible para 10 días según el operador ucraniano de la central.

Energoatom anunció que estaba haciendo todo lo posible para organizar el suministro de combustible diesel adicional a la estación.

La empresa reiteró en su comunicado del domingo que para evitar una situación de emergencia en la planta es necesario detener el bombardeo ruso contra las conexiones de alta tensión con la red eléctrica y crear una zona desmilitarizada alrededor de la planta.

Esto permitiría la reparación de las líneas de transmisión de alta tensión para garantizar el reinicio y una operación más segura de la planta.

El sábado, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, dijo que Ucrania estaba dispuesta a suministrar más electricidad a Polonia para ayudarla a hacer frente al aumento de los precios de la energía.

Sin embargo advirtió de que la capacidad de hacerlo dependía de la planta de energía nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa y responsable de más de una cuarta parte de toda la electricidad del país.