El papa: Yo estoy siempre dispuesto a ir a China

·2 min de lectura

A bordo del avión papal, 13 sep (EFE).- El papa Francisco aseguró hoy que él siempre está dispuesto a ir a China, pero que "no tiene noticias" de una posible reunión con el presidente chino, Xi Jinping en Nursultán, donde, por coincidencia, ambos estarán en los próximos días.

Así lo dijo a los periodistas, que viajan con él en el avión papal con destino a Kazajistán para una visita de tres días y donde participará en el séptimo Congreso de Líderes de las Religiones mundiales y tradicionales, cuando le preguntaron si estaba prevista una reunión con el presidente chino, que también está de visita oficial a este país.

"Yo de eso no tengo noticias, pero yo siempre estoy dispuesto a viajar a China", dijo Francisco, que en varias ocasiones ha expresado su deseo de visitar este país con el que rompieron las relaciones en 1951.

Aunque en los últimos años ha habido algunos acercamientos como el acuerdo entre el Vaticano y el gobierno chino para el nombramiento de los obispos que se firmó en 2018 y que se renueva cada dos años y debería renovarse en octubre de este año.

Se trató de un acuerdo por el que el papa y el Estado se ponían de acuerdo para nombrar a los obispos y de esta manera se ponía fin a los años de persecuciones y a la existencia de una Iglesia católica clandestina que obedecía al papa y la otra llamada "oficial", aunque aún existen muchos problemas.

A pesar de sus problemas en la rodilla, que le impiden caminar durante mucho tiempo y que le han obligado a usar una silla de ruedas, quiso saludar uno a uno a los 75 periodistas que viajan con él.

Durante este momento del viaje suele recibir algunos regalos y esta vez se le entregó una escultura de una paloma de la paz de una asociación mexicana.

Así como también recibió una tela tradicional que usan las mujeres en Mozambique que le donaron las monjas combonianas que recientemente sufrieron un ataque en este país y una de las misioneras falleció, mientras que el resto de las religiosas pudieron ponerse a salvo.

"Estas son las mujeres de la periferia, así me gusta llamarlas", dijo el papa recibiendo el regalo de las religiosas.

(c) Agencia EFE